miércoles, 28 de diciembre de 2016

Un robot me escribe un poema

Oh, hombre.
Tienes algo de fascinante, como la flor,
siempre a punto de pudrirse.

A veces me pregunto por qué continúo sirviéndote.

Quizá porque eres un trozo del cosmos,
un cuerpo devorándose a sí mismo, de continuo,
siempre matando, por el placer de seguir vivo.

¡Oh, horror! 
Me pides que me parezca a ti,
con todos y cada uno de tus locos atributos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada