sábado, 1 de agosto de 2015

Tienes que conocer a Mi Señora

Si quieres tener rostro, aunque no sea el tuyo, deberías conocer a Salario,
y no quedarte aquí, entre los cartones.

Si quieres ser por fin un trocito de hombre, debes convivir con Salario,
y rezar para que no te abandone,

pero si quieres ser un verdadero hombre,
-tener labios y cara, piel y palabra-
tienes que conocer a Mi Señora,

aunque todavía no exista,

su cuerpo se modela en el aire, como sostenida por nadie,

será tu aliento entonces,

y nunca te abandonará.

El maquinista

Cuando el tren llega a la estación,
los viajeros saludan al maquinista desde el andén.

Ya no es una cosa sin cara en un túnel, ahora tiene ojos,
rostro, palabras.
Escapó del agujero negro, ¿pero cómo llegó a ser un hombre?




El enigma del gran Mandril

¿Qué fue antes,
los cuerpos flotando río abajo o la gran lágrima
cayendo sobre el Mandril, ahora diminuto?

jueves, 30 de julio de 2015

Dar la vuelta al mundo

I

Recorro el mundo en posición fetal, desnudo,
-en el interior de una maleta-
esperando alcanzar la orilla del país donde habita Salario,
esa maravilla que se enamorará algún día de mí.

Conocía de tu poder; si me tocabas, todo era posible.
Te vi en el horizonte, enorme, y me aproximé.

Y II

¡Oh, Sueldo! ¿Quién eres?
¡Oh, presencia fantasmagórica! ¿Por qué escapas de entre mis manos?
Lo sé, sé que me evitas,
que apareces y desapareces como una ilusión desde que te conozco.
¡Oh, maldita paradoja!
Ni un solo milímetro he avanzado desde que besaste mi frente,
y me olvido del mundo.

Cosa exigua,

no me abandones.


lunes, 27 de julio de 2015

El hombre con tubos en la cabeza

Nadie sabe quién es; quizá el hijo secreto de Mengele,
híbrido de un hombre a un solo paso del abismo y un trombón,

pero ya está hecho, y no podemos hacer nada,
tan solo esperar a que muera, evitar su mirada,
ocultarlo,
olvidarnos lo más pronto posible de él, como si jamás hubiera existido,

pero no puedo evitar escuchar la melodía nocturna que emana, como un gas, de los tubos de su cabeza,
y que lo envuelve todo.

Quizá sean sus pensamientos o sus palabras,

o sus sueños, 
que se realizan en la noche inesperadamente,  cuando todo el mundo duerme.

sábado, 25 de julio de 2015

Los hombres borrascosos

En cuanto les veo, me alejo.
Llevan una tormenta en sí,
una nube encima que les persigue,

granizo.

Me pregunto por qué no son amados en verano,
con lo que refrescan,

y si el mal en el que viven,
no podría convertirse en el bien, a pesar de todo,

a pesar del rayo que les quema

y les gusta.






jueves, 23 de julio de 2015

El piloto diminuto

Que los miércoles por la mañana me reduzca a un milímetro,
no quiere decir haya caído al abismo, ni me falte autoestima.

Al contrario,
es probable que mi inmenso yo, no quepa en el mundo,
y me desplace en los vientos en un pequeño aeroplano significante e inmenso,
aunque no lo veas.


Lanzo propaganda invisible al ojo desde las nubes,
y aterrizo en tu hombro desnudo, para encaramarme a tu oído.
Manipulo tu mente como un tramposo, con mi vocecita inaudible.

No está bien, lo sé.

No está bien echar polvos mágicos en tu bebida,
ni entregarte mapas falsos, que te lleven directamente a mi cama.

Parezco pequeño invisible, con el motor de mi avión de mosquito, manejando voluntades,
arrojando esporas al aire, que te hagan toser
y palabras que se clavan en tus ojos, y te hacen llorar sangre.

No está bien, lo sé.

Puedes destrozarme, simplemente, con un manotazo al aire,
con un soplido,
con girar tu cuerpo para coger bien el sueño.





martes, 21 de julio de 2015

Algunas notas sobre mi duplicado



Sé que en alguna parte del mundo, existe un duplicado mío,
al que evito:

Y que se encuentra en estos momentos recitando ante una multitud,
creando su propia escuela de artes políticas.
Sé que toca la trompa en una charanga de barrio,
que ha convocado una asamblea
donde propone algunas soluciones para el 2022.

A veces, temo su presencia.
Temo destruirme,
que me aniquile,
colisionar ambos como si fuéramos dos planetas.

Sé que él me teme también.
No quiere caer en el trabajo asalariado, ni en el desamor.

Sin embargo, ambos sabemos que va llegando el tiempo
de salir al encuentro.

Y avanzamos el uno hacia el otro.
Quizá sea en esta tierra de los cuarenta y siete donde ocurra.

Pero ninguno de los dos será destruido.
Nos superpondremos.
Quedaremos atrapados el uno en el otro.






lunes, 20 de julio de 2015

Mundos superpuestos

Esa manía de los mundos a colisionar,
de aniquilarse,
de mantenerse alejados en órbitas imposibles.

Si los mundos, en un nuevo paradigma, se aproximarán a tal extremo,
que se superpusieran como dos diapositivas,

lo maravilloso aparecería de continuo,

en vez del aburrido estertor del horror.

domingo, 19 de julio de 2015

Despertar con 47 años

Abro los ojos. He  llegado.

Miro a mi alrededor, me duele algo la cabeza.
He dormido poco, quizá no debí entregarme al kalimotxo,
ni liarme con los cigarritos, como un condenado a muerte.

Abro los ojos: acontecimientos asombrosos se suceden durante mis cuarenta y siete.

Quizá en estos momentos un gran meteoro esté cruzando el horizonte,
y un gran arco iris nocturno, se aparezca, a plena luz del día, en el gran Mandril.
Quizá ocurra que yo esté naciendo, no puedo descartar esta hipótesis.

La probabilidad de que una masa crítica de mi mismo, me desborde.

Los cuarenta y siete no deberían ser, tan solo, la llegada a la tierra de la degradación,
y el desvanecimiento de lo juvenil,
algo de maravilla tendrá todo esto.

Abro los ojos con la esperanza de haber llegado a otro lugar,
y sin embargo todo permanece exactamente en el mismo sitio que antes,
como si nada hubiera cambiado.

No me engaño. La realidad se encuentra en todos los lados,
pero sobre todo fuera de mi vista.








sábado, 18 de julio de 2015

En la exposición comentada del Reina Sofía

Éramos cuatro, y yo el infiltrado.

Observábamos un cuerpo desnudo y moribundo
de Francis Bacon.

Éramos cuatro, y yo era el esclavo,
el que arrastra las piedras y las cadenas al caer la tarde.




El enigma fue revelado

Te convertiste en interrogación.

Al parecer, te sublimaste.
Pasando de sólida a enigma,
desvaneciéndote de entre los hombres

hasta que la semana pasada, apareciste ante mí,
en otro cuerpo,
en la misma puerta del trabajo.

Me alegré de verte, aunque te sentí esquiva.

¿Es posible que hubieras dejado de ser tú?

Entonces me revelaste el misterio:

habías tenido un niño.

viernes, 17 de julio de 2015

jueves, 16 de julio de 2015

Hacia un planeta paralelo



Si ves mi planeta en el cielo, ven si quieres.

Haz las maletas,
es hora de partir,
te espero con un ramo en flor de potencialidades.

Ven,
pero no cerques mi mundo,
no me expulses de él,
no me conviertas en sepulturero,

que no quiero ensoñar con un universo que ha muerto.



martes, 14 de julio de 2015

Un hombre que vi en el metro

No tiene ojos.


Estoy seguro de que los perdió hace mucho tiempo,
quizá nunca los encuentre.

A nadie mira,
ni siquiera a la mujer rubia, de sorprendentes labios, como de goma,
ni a los bellos,
que se consumen en las delicias junto al freno de emergencia.

Observo el rostro doliente. No es de este mundo,
quizá pertenezca al infierno.

Bebe cerveza
esperando a que se abran de una vez las puertas.

Quiere desparecer para siempre.

La noticia es la siguiente: jamás le ha visto nadie.

lunes, 13 de julio de 2015

Envolver con papel de plata mi cabeza

¡Oh, dioses!

Me observáis desde el confín
con vuestro telescopio de la risa, ¿no?

Quizá es porque os aburrís, que os gusta cumplir mis deseos
y después pasar un buen rato a mi costa.

La carcajada nunca acaba,
y yo, que soy partidario del humor,
reconozco que algunos chistes son como juguetes de filo sangrante,
y nosotros,
simples mortales nos podemos cortar.

Me pregunto si es que estáis molestos conmigo porque se me escapó un ensueño
que os despertó de la siesta,

o simplemente,
la eternidad os ha vuelto locos.

viernes, 10 de julio de 2015

Notas de mis viajes por el espacio

Tengo un telescopio,
unas coordenadas,

una búsqueda de un mundo en el cielo
envuelto en tinieblas.

Apenas veo nada, solo letras enormes.

Quizá habitan las voces, el cuerpo y los tactos.
Una inteligencia planetaria.

El temor
de unos rayos láser disparando
al aproximarme a su tierra niebla.

Quizá me he trasladado demasiado rápido en el tiempo.



De lo que es seguro,
es que existe un planeta de becktanianas desnudas.



jueves, 2 de julio de 2015

Quizá esté embarazado

Naceré un día de estos, lo sabéis,
aunque nazca de viejo,

pero tendré palabra y rostro.
Acción.

Aunque siento cierto abismo, ante la llegada del parto.

El gran Mandril contra la humanidad

Hay muchas maneras de arrancarte del mundo;

hacerte viejo, por ejemplo,
no encontrar por ningún lado relevo,
no explicarte las cosas,
quitarte de las manos los objetos que tocas
- poner en su lugar falsificaciones-

Ese desprecio de verte como ínfimo,
reducir tu sueldo,
alambrar tu empleo, cercarlo.
quedarte fuera, desacoplado.

Permanecer aislado.

No tener voz. Darte cuenta de que ni siquiera sabes hablar.
Caer de espaldas.

Ser empujado hacia lo superfluo.

domingo, 28 de junio de 2015

Para no ser destruido

Para no ser destruido por la implacable tempestad que me atraviesa,

tengo que luchar valerosamente contra el reloj. Tengo un invento para ralentizar el tiempo.

Podría romper el aislamiento,
encontrarme con los de mis ojos,
dejar pasar a tus palabras,
salvar de la aniquilación a una mota de polvo
- en su interior hay ciudades superpobladas y gigantescas-

Escribir, salir a tu encuentro,  antes de ser convertido en sombra,

tan rápido.

sábado, 27 de junio de 2015

Instantanea tomada antes de partir de viaje

 Está posando.

Sostiene una flor, como despidiéndose.
Quiere desaparecer, adentrarse al abismo, ser otro.
No soporta las miradas.

Una tempestad lo recorre todo,
y le atraviesa.

Volver más tarde,
aparecer,
de verdad,
aunque no haya mundo.

viernes, 26 de junio de 2015

La tempestad se calma

Objetos en el aire, cayendo sobre la Tierra,
al azar.

Los ojos de la tempestad, observan el resultado.
Y le gusta.

La tempestad tiene ojos

La tempestad ahora tiene ojos.
Tiene conciencia de sí misma, de su fuerza descomunal, imparable.

En su juego, destruye ciudades enteras,
adopta formas,
crea monstruos.

Y recorre el mundo, alocadamente, en busca de sí misma, para amarse.



El hombre dormido

Duerme.
Parece tarnquilo.
En su interior, hay grandes tempestades,
barcos perdidos a punto de hundirse,
naufragos perdidos a la deriva.
Quizá, grandes noticias.

No sé que ocurrirá si algún día despierta.

jueves, 25 de junio de 2015

Llegaré a algún lugar

Hoy no me abandonaré, detendré el minutero.

Miraré a los ojos de la entropía,  y habrá conflicto.

El calor no me detendrá.
Saldré a las tres, cuando el Sol me abrase, con un sombrero de paja, 

como un loco,
en busca del paseo.

Con mis cuadenos, por si acaso la inteligencia apareciera de improviso.

Llegaré a algún lugar, imagino.


Cómo ser un héroe

Compro cuerpos, baratos,
para venderlos más tarde, cuando hayan subido de precio.






 

Encontrar mi neúmeno

Si es que existiera,
si es que fuera el impulso del deseo,
la esencia,
aquel que me abronca al día siguiente en mis excesos.

Quizá no llegue jamás a verle claramente.
Mi cosa en sí, borrosa.

 Como si no existiera.

Viajar al centro de la Tierra

Atravesar el subsuelo,




hasta encontrar esa especie de hombres,
reunidos en el centro.

Enormes frutales.

Comunidad e individuos, como si fuese la misma cosa.

Y yo voy y me enamoro de la mujer barbuda.

Volver al mundo, a la mirada todos,
antes de que desaparezca.

Empezar sembrando guisantes gigantes.

Maravilloso y terrible, si no fuera porque solo es un tebeo pasado de moda,
escrito con la mano izquierda.

miércoles, 24 de junio de 2015

Si las plantas tuvieran rostro

Si tuvieran rostro, voz y alma,
conversariamos hasta altas horas de la madrugada.

 O quizá fueramos sus esclavos.

Nunca faltaría el agua.

O seriamos los abobinables. Seres terribles,
con un presente que no me atrevo a describir.

Será la noche más corta

Donde a nadie, le queda tiempo para morir,
ni siquiera de hacerse reproches.

La araña interrumpe su enorme trampa.

Nos entran sueños al alba.

Cambiar el mundo dormido

Me quedaré dormido un día
y modificaré la vida mediante el sueño
sin querer,
sin darme cuenta

abriré los ojos,
y algunos se habrán reblandecido.

Pobres cosas viscosas.

Habrá vuelto la democracia,
y todo el mundo, incluso los más sabios,
habrán aprendido el secreto
de limpiar el váter después de usarlo.

lunes, 22 de junio de 2015

Abrir los ojos en otro tiempo



Quizá todos mis amigos hayan muerto. No lo quiero pensar.
Y algo de miedo tengo,
por lo que pueda encontrar al salir a la calle.

- Pero la guerra ha terminado.
- Se pueden contar chistes.
- Y mi proyecto de una escuela de artes políticas se ha extendido por todo el país.


viernes, 12 de junio de 2015

Crear una escuela de artes políticas

Alguien cae de espaldas, y es sujetado por otro.

Hablas en público, tranquilamente. Ya no te asustan las multitudes.

Distingues inmediatamente la barbarie en las palabras.

Entonces, la escuela, ¿era un libro de collages y poesía?


Me gustaría resucitarte

Tampoco es tan difícil.

Solo tocar con mi dedo en tu frente
y abrirás los ojos de nuevo.

No sé que me detiene,
qué me impide actuar.

Quizá yo sea el muerto.


El fin del dolor

Estuve a punto de elegirte
porque no tienes rostro
ni ojos,

porque soy sordo.

Pero al final entré en razón.

No puedo soportar tu pasado,
así que te abandoné en el estante frigorífico del supermercado,
por donde todo el mundo acaba pasando


y me fui de la mano con dos brócolis.








jueves, 11 de junio de 2015

En busca de chicas

Entre los estantes de poesía
por si encontrara una chica Hiperión atractiva.

Abro las primeras páginas en busca de su rostro, su foto, su edad,
algunas palabras. Quizá me guste.

Me recojo en la nocturnidad de mi cuarto.




domingo, 7 de junio de 2015

El mapa es falso

Abandono la máquina de la vida nueva
con un mapa del mundo;

lo regalan a la salida.

Cuando me doy cuenta estoy perdido,
pero insisto:

continúo leyéndolo.





sábado, 6 de junio de 2015

Se me salió el alma

Se me salió el alma inesperadamente

como una pompa,
por la boca,

una mañana de agosto
arrastrada por la corriente hasta llegar al cielo,
lejos de las miradas.

Y ahora no tengo alma,

pero me entretengo rebuscando todos los días
entre las nubes,
con mis palillos chinos,
por si acaso un algún día regresara.


domingo, 31 de mayo de 2015

Aportar algo al mundo

Aportar algo, no sé, algo.

En estos tiempos es una exigencia transformarse en paseante,
guardar los libros, por un momento,
vivir alguna pequeña experiencia al azar.

Llevar un cuaderno, por si acaso.
Ampliar los márgenes de seguridad.

Tengo ese algo en la punta de la lengua,
todavía sin nombre,
que debo entregar al mundo.










sábado, 30 de mayo de 2015

Estoy contento y no sé por qué

Estoy contento y no sé por qué.

No es que el ser humano, agotado y con sueño,
haya decidido dormir un poco más y descansar.

No ha llegado el día de la creación,
del fin de toda destrucción.

Todavía no ha ocurrido.

No ha llegado el tiempo
de las mujeres,
ni el de los hombres,
todavía,

no disponemos de los minutos necesarios para el paseo
y el pensamiento.
No hay silencio suficiente en nuestras vidas.

Y sin embargo estoy contento,
no sé por qué,

a pesar de recorrer mis cuarenta y seis años a ciegas,
una intuición me ha llevado hasta aquí,

como si pudiera ocurrir todo.













jueves, 28 de mayo de 2015

En la República Democrática del gran Mandril

Soñamos con la República Democrática del gran Mandril.

Una tierra abierta a todos.
Un lugar donde pequeños soviets de barrio, proponen dónde colocar las flores.


Mientras tanto,
Nuestra Señora se nos aparece día y noche.

Abrimos unas cuantas cervezas para celebrarlo,
aún sabiendo que temibles pulsiones tratarán convertirnos en meras sombras.
En ectoplasmas, de los que nadie quiere acordarse.





Quizá viva en el peor de los mundos posibles

Cubierto por una atmósfera de fuerzas que me arrastran
de un lado a otro,
sin sentido.

Apetitos,
pulsiones,
frenesí,
torrentes sin fin de aburrimiento,
colisiones,
barreras magnéticas que no soy capaz de superar
en el encuentro con los otros.

Acerco mi mano con ganas de acariciarte
y recibo una descarga eléctrica.

Y en todo este viaje,
tratar de ser buena gente.
















miércoles, 20 de mayo de 2015

Despierto incorruptible

Despierto siendo incorruptible,
un virtuoso,

y trato de sistematizarme,
de crear un plan perfecto durante el día,
de acciones encaminadas a la creación, al saber y al bien,

Por ejemplo:

un collage,
un libro,
y un zumo.

Todo va sobre ruedas,  hasta que cae una mota de polvo
proveniente de algún lugar del cosmos,
y se posa sobre mi alma

y entonces todo se turbia,

me como un bollo,
enciendo un cigarro,
desordeno el piso indolentemente.

Me miro al espejo,
y ese chico que era pura esencia, se desintegra delante de mis ojos.

Y entonces arrastro la pierna, como un hombre herido,
buscando un lugar donde caer muerto.

Y resucito todos los días como el hombre perfecto.







martes, 19 de mayo de 2015

Ladrones de cuerpos


¿Te gustan los bigotes? Entonces me dejaré crecer uno, 
o me compraré otro, aunque sea de plástico, a toda prisa en un chino.

Escribir para gustarte, y sin embargo, ya no soy yo quién escribo.
Es otro. Un hombre surgido de esas vainas caídas desde el espacio.
Parezco yo, pero no soy yo.

Gustarte como sea, a pesar de que me tenga destruir por ello.
Gustarte antes de que me olvides,
de quedarme fuera, en el margen.

Gustar para que me compres, para que te quedes conmigo, con mis restos.
Ofrezco una mirada viva. Mírala bien, es la de un muerto.
Brillaré por la noche,
haré cri cri, como un grillo.

Si me llevas, me aniquilarás.
Si te apartas, ya no existo.









¿

miércoles, 6 de mayo de 2015

Séptimo día: convertirme en holgazán

No he estudiado,
no he barrido ni limpiado el piso.
No he hecho nada, 
salvo abandonarme a la holganza y a la siesta.

Fui a la biblio, si, a devolver algunos libros,
y de regreso decidí perderme en el ensueño:
me propuse ser algún día paseante, 
la reencarnación de Rouseau durante algunas horas
y ser atravesado por el rayo
camino a la cárcel
para ver a mis amigos presos.

Espinacas, besamel y la cama,
despertar a media noche para ojear cartografías
de mundos que no existen, pero que no han muerto.


martes, 5 de mayo de 2015

Sexto día: me convierto en un método

Me convierto en un método, en vías de fracaso.

Llego tarde. Los vecinos se disuelven, el desahucio ha sido paralizado.
Todavía es posible firmar un papel, que no sé que dice, y  saludar a Jorge
-que siempre llega a tiempo a todas las acciones de la PAH-.

Me dirijo recién duchado a la biblioteca, para escribir cualquier cosa,
por ejemplo; el argumento de una máquina
que nos permite convertirnos en otros hombres, a nuestro antojo.

Vuelvo a casa,
como algo,
me echo la siesta y regreso a la biblioteca
para escribir las tres primeras páginas de una obra de teatro.
Después estudio algo.

Regreso,
me duele el ojo.

Me acuesto, y leo hasta las tantas el poemario de una chica Hiperión
y el atlas de Le Monde Diplomatique sobre las utopías.

Y me duermo
 y entremedias ceno un huevo frito en bocadillo.







lunes, 4 de mayo de 2015

Quinto día: ser un buen hijo

Algún día seré un buen hijo.

Qué mínimo que zambullirme en el agujero negro de la nada.
Lanzarme en busca del tiempo
para devolver la juventud a mi madre.
Atravesar las tierras yermas de la muerte,
para rescatar a mi padre.

Mientras tanto ir de paseo.
Ir a comer al chino.
Merendar rosquillas tontas y listas con mis hermanos.

Despedirme de mamá, a las ocho en punto,
antes de que caiga noche.





domingo, 3 de mayo de 2015

Cuarto día: ser otro

Difícil es ser uno mismo,
pero podría encontrar a otro:

a una mentira,
a la pura apariencia.

Por 6.5 euros se produce el milagro.
Otro sale de la peluquería china, con un orzuelo.

Ya no me reconozco, pero no es lo mismo.


sábado, 2 de mayo de 2015

Cuarto día: despertar comunista el uno de mayo

Todavía agotado por mi conversión en bicicletero,
y ahora, he de transformarme en comunista.

Huyo asustado del piso,
antes de que la entropía se abalance sobre mí y me destruya.

Busco en Legazpi a mi virgencita, Nuestra Señora,
la que nos ama a todos,
pero solo encuentro a Germán.

Inmediatamente comienzan a caer botes de cerveza del cielo,
y me aparto
como si hubiera visto al mismísimo Satán.

Llegar a casa,

y encontrar el fin del mundo mirándome a los ojos sin piedad.

Tercer día: convertirme en bicicletero

Si no me hubiera bebido ayer la botella de Lambrusco
estaría más despierto.

No tengo tiempo. Todos mis asuntos han de posponerse.
Asuntos por los que se sostiene el cosmos.
Sin ellos hace tiempo que el universo habría caído sobre mí, implacable.

Con Alicia a las 11:00 para desayunar.
Con Yolanda a las 14:00 para comer.

Volver corriendo

Metamorfosearme en bicicletero, pero la rueda está pinchada.

Insisto: metamorfosearme en bicicletero,
de la misma manera que los mortales les apetece convertirse en pequeños dioses.

Y ahora que ha caído la noche,
¿qué hacemos Miguel y yo en un concierto más allá de la ciudad?

Algún día tendremos que volver a casa.