domingo, 26 de febrero de 2017

Cuaderno de poesía del poeta transgénico mejorado

Hola.
Ya he nacido.

Para abrir mis ojos tan solo tienes que morir tú,
poeta del pasado,
también llamado, oh, poeta de la vida moderna.
Ayer estuve en una charla sobre el colapso,


Temor a que el abuso en su continua marcha histórica,
sin cesar,
descubra que en las espinacas de hombres y mujeres
su recién adquirida nueva fuerza
y se diluya la esperanza de lo bello. 

Esa belleza que emerge, por otra parte desde siempre.

Y aquí estamos, en la encrucijada,
en el camino de las inercias,
o en el inicio de la senda de lo amistoso y fértil.

lunes, 20 de febrero de 2017

El carnet secreto

Puedes llamarlo como quieras,
incluso es probable que tenga más de mil nombres.

Escribo los primeros carnets del partido de la plebe
y que entrego a mis amigos en un acto secreto.

Estoy pensando en los principios, deberán ser poderosos, 
capaces de arrinconar a la nada hacia un delicioso sentido,
y que como una fuerza imparable, aunque nueva, atraviese los dominios de la locura universal,

y establezca aquí, en un bar o piso cualquiera,
la diminuta energía, el minúsculo punto apenas visible,
el inicio,
que con algo de suerte consiga cambiar las formas del cosmos.





















Fin de semana en el planeta de los simios



El envoltorio de ácido sulfúrico que cierra mi ciudad se separa.

Se abre una puerta para poder llegar al cielo,
a ese planeta que observo con mis prismáticos al caer la noche,
y que ensueño,

donde los monos hablan
donde hombres y las mujeres de cualquier nacionalidad
fueron recibidos con los brazos abiertos e hicieron fortuna.

También rieron con los extraños bailes y danzas,
que ofrecían los simios al visitante, 
y sus volteretas de espaldas.

Y yo,
me quedé aquí.

Nunca salí del país.



















Nubes de ácido sulfúrico envuelven mi ciudad


sábado, 18 de febrero de 2017

Notas del Hombre Invisible a su novia.

Al principio te gustaba salir conmigo.
Había algo en lo invisible que me hacía especial,
algo poderoso,
y sin embargo, era exactamente todo lo contrario.

No ser visto, lo sabes, es la caída.

Tengo que dejar señales que anuncien que todavía estoy,
pequeñas pruebas que confirmen mi existencia,
sino te volverás loca,
hablando sola, creyendo que estoy a tu lado.

Y no es que te haya abandonado,
lo más probable que simplemente haya muerto en mi cuarto.










A la hora del café

Permíteme que te sonría, nada has de temer de mí.
¿Por qué crees que tengo un botón de la muerte en el pecho?

Cuando quieras puedes tocarlo
sin previo aviso.

Dicen que el desvanecimiento es como un gran vapor,
que los recuerdos, de repente, dejan de estar,
y yo,

dejo de ser.














jueves, 16 de febrero de 2017

Convertirse en el viejo jefe de Pequeño Gran Hombre

Tenemos la obligación de moral de convertirnos en ese viejo jefe de Pequeño Gran Hombre,
¿lo recuerdas?,
¿no le viste entonces, cuando todavía tu cuerpo podía transformarse en cualquier cosa?

Todavía es posible morir en la montaña,  creo, aunque éstas se alejen cada vez más de nosotros.
Morir en el momento justo, ¿verdad?
en vez de en tu hospital de referencia, aterrorizado.
Tenemos que ser él, atravesar la batalla,
caminar, dignamente, mientras los soldados destrozan el cráneo de los recién nacidos.

Para algo nos tenía que servir la vida en el Tártaro, lejos de las miradas.

Convertirse en él.
Abrir la boca.
Que cada palabra diga cosas:

velos que caen, maravillosas.


miércoles, 15 de febrero de 2017

La teoría mandrileña del amor

Tengo miedo de ser el el licántropo,
el afectado por la experiencia central de la vida moderna.

En los documentales dicen que los aullidos nocturnos
tienen su origen en las conquistas de los años 60´.
Yo no lo creo,
es pura propaganda para dejarnos todavía más solos,


pero rodeados de ojos.

No es nada personal

"No es personal"- ha dicho el robot poeta en sus declaraciones al diario El País.

Escribe mil poemas por hora.

 Los poetas tienen restringido su paso al Corte Inglés,
dicen que se llevan a escondidas botellas de Amareto.
Arrastran los pies,
se les ve rebuscando en las basurras,
recogiendo las colillas del suelo .

Por las noches, envueltos en mantas, comienzan a arder.
Ensueñan su último poema, pero ni siquiera tienen un cuaderno.
Y las velas que los iluminan los mata.







martes, 14 de febrero de 2017

El robot poeta

Ha llegado un nuevo poeta a la ciudad, te busca.

En la soledad de tu estudio, en la tertulia, con tus amigos,
en la calidez del amargo café, durante tus paseos por el parque,
justo antes de escribir tus primeros versos,

él te disparará.

Allí donde te ocultes, el robot poeta te encontrará.
De nada sirve esconderse.
El futuro ha llegado: 

ha de matarte.










sábado, 11 de febrero de 2017

Aparición del espíritu de una taza del Ikea



Los primeros en llegar  fueron los dioses.
Después los reyes. 
También los sacerdotes quisieron ser eternos,
y más tarde la plebe, que exigió con fuego su trozo de alma.

Después, a más distancia, Los Otros, las mujeres, los niños.
Los híbridos de las colonias.

Y ahora ha llegado el tiempo de las cosas.

Nos arrodillábamos ante su imagen.
Había algo de sagrado en ellas.
Tenían rostro de vírgenes y santos.

Después llegó el aura de la mercancía.

Hasta que ayer ocurrió lo inevitable:
se me apareció el espíritu de una taza desgastada y en uso del Ikea.
En otras palabras, cualquier cosa.
A estas alturas podría estar muerta, y sin embargo me observa.
No es que respire, todavía no habla,
pero anuncia su llegada, quizá por miles.

¿Podría ser la divinidad de las tazas?
¿Su ser auténtico?
No es fácil destruirla en cuanto que ya  tiene su propio rostro y mirada.

Es hija de las máquinas, de seres sin tiempo, muy parecidos a mí,
y simultaneamente, también es hija del tiempo libre.

Si no me equivoco, es el preámbulo de Nuestra Señora de la Renta Básica.












miércoles, 8 de febrero de 2017

Orgía


En mis sueño eróticos nos habremos desembarazado de las puertas.

Miriadas de hombres insignificantes podrán entrar en mi república ridícula.
Yo mismo seré de ellos.

Sorpréndete, porque Moloch habrá muerto
o se encontrará gravemente afectado,
y Nuestra Señora se encargará de ponerlo todo del revés,

¿hay algo más sensual que eso?

Trato de buscar su rostro brumoso,
pero me confundo con el de tantos,

¿o acaso es el mismo?








¿Qué será del hombre menguante?

Que algún día desaparecerá el hombre menguante, no hay duda.

Reducido a la mínima expresión,
de tal manera, que será como si no existiera.

O tal vez será reemplazado por otra cosa, por algo parecido a un hombre,
o por el mismísimo robot,
que protesta poco y consume menos energía aun,
pero que carece de sueños.

O quizá, el hombre menguante se eleve a cotas de enormidad fabulosas
y emerja de esta bruma  por millones,

atravesando el Rubicón prohibido.







Es impresionante observar el rostro de mis contemporáneos.
Lo hago mientras camino, en el autobús, en cualquier lado.
Por sus miradas
parece que no supieran el lio en el que están metidos.
Quizá no les apetece pensar en ello.

Desde luego, nunca hablan del asunto secreto,

del sendero estrecho,
de la caída inevitable. 

De todas las posibles,
¿cual será su opinión sobre su propia existencia?





lunes, 6 de febrero de 2017

El hombre de la cara azul

Visto así, parece un marciano,
un hombre del cosmos:

(el rosto de un hombre gigantesco, que se asoma en el horizonte).

Y sin embargo es menguante,
vive entre los cuantos,
es pura partícula.
Invisible de lo pequeño que es.

Yo diría que si fuera algo sería un microbio.

Quizá una bacteria.
Eso es, una bacteria.






sábado, 4 de febrero de 2017

Sobre el sinsentido

Que de sinsentido esté hilvanado el cosmos
ferozmente,
no debería empujarme hacia mí mismo,
al repliegue, 
por muy perturbador que se empeñe.

Hay cierto encanto, es cierto,
pero también es cierto que en el ensimismamiento,
podría abandonar a los otros,
a lo político,

y yo también estoy hecho de eso.

Desplegarse entonces,
antes de que la crueldad arrincone los últimos reductos del sentido.













viernes, 3 de febrero de 2017

El gobierno ético de los vecinos


Un crecimiento incontrolado del pelo te aleja de nosotros,
y a demás, no sabes hablar español.

Por eso doy mi apoyo al gobierno ético de vecinos,
porque tú no has llegado a este mundo para sentir exclusivamente el dolor.





miércoles, 1 de febrero de 2017

Amabilidad como principio democrático

Me pregunto por el espíritu de este tiempo,
por esa cosa que nos atraviesa
y que podrá ser leída cuando todos estemos muertos.

Me pregunto por sus formas,
por su rostro, si es que lo tiene.

O quizá no exista.
Quizá haya muerto de viejo.
Y en algún lado esté naciendo de nuevo.

Y si existe, que sea amable, por favor,
¿o es que la amabilidad no puede ser incluida
en eso que llamo los principios democráticos,

y de los que nadie habla?












martes, 31 de enero de 2017

Posible texto para el sepulcro del hombre menguante

Caminante, espera,
detente un instante en el camino.
No tengas prisa, no llegarás a ningún lado.
Lee estas lineas antes de continuar tu marcha,
que pertenecieron a mi cuerpo,
cuando tuve un nombre y apellidos.

Mi vida pasó.

Tuve exactamente los mismo miedos qué tú.
Apenas tuve tiempo para realizar mis deseos.
Me consumí en los sueños queriendo ser otro.
Yo creía, pobre de mí, que era el mismo centro del universo. 

Ya es demasiado tarde. No ha quedado ni un gesto mio.
¿A quién le importa?

Pero además de yo, fui otro.
Un ser sin ser, de múltiples nombres y cuerpos.
de diferentes rostros.
Significante e insignificante, de voz terrible,
cuando por fin conseguía expresarme.

Cambiante.

He sido pueblo, siervo, esclavo, plebe,
clase obrera, media, proletario,
trabajador,
masa informe.

En cualquier caso soy el muerto.

Nada tiene sentido, eso no hay que olvidarlo jamás, 
pero si quieres, da un sentido a la nada,
para que su carga no sea tan pesada.

Enciende velas para mi vuelta.
Quizá regrese.

Quizá aparezca un gigante.





viernes, 27 de enero de 2017

Pensando sobre el mapa

Hay diferentes tipos de mapas.
Mapas para un día, para un hombre, para la mujer,
para la vejez, para un propósito.

Mapas para toda una vida.
Mapas que se interrumpen abruptamente.

Alguien nos lo dejó bajo la almohada, cuando dormíamos.
Quizá el mismo que los dibujó cuando todavía ni siquiera habíamos nacido.

Pero a veces da la sensación de que no existe el mapa,
sino la inercia.
Una inercia que nos acompaña y arrastra.

Y no tiene por qué ser hermosa.
Casi siempre es brutal.

Y yo intento hacer un apaño, con un bolígrafo y un papel.










miércoles, 25 de enero de 2017

Declaración de principios: 1) Saber en todo momento que me haré invisible

No he de olvidarlo: 
que las poderosas fuerzas del inconsciente me disolverán en el Tártaro,
ese lugar fuera de toda mirada.

Quizá sea cuestión de hacer algo de historia,
de escribir mi propio relato,
aunque dure tan solo un instante más que yo.

En definitiva, se trata de esto: de no hacer demasiado el imbécil
durante el tiempo de mi existencia,
y sobre todo,
de no maltratar al viejo para arrebatarle su asiento y gracia.  













martes, 24 de enero de 2017

Reflexiones sobre el hombre menguante.

Al pobre hombre menguante le ocurrió precisamente eso,

que se convirtió en otro,
que se adentró en territorios ignotos al resbalar por la desmemoria.

De tan pequeño que era, podría ser pisoteado.

Como individuo no era nada, aunque se creyera todo.
Solo podría poner cierta resistencia al inmenso inconsciente colectivo
que lo devoraba todo, si los encontraba.
Si encontraba a los otros.
Seres como él.
 
Solo que ya era tarde.
de tan pequeños eran invisibles. 

Pero nunca es tarde.

Debe ser una cuestión de umbrales.
Un puñao de hombres invisibles,
juntos, comienzan a tener cuerpo y conciencia.








sábado, 21 de enero de 2017



No hay duda.
Soy yo.

Recuerdo mi camisa a cuadros
y mi problemático pelo,

y aunque desconozco mi edad,
algunos años antes percibí la inmensidad.
La descubrí en el horizonte,
tumbada.

Llevaba miles de años muerta,
y permanecería en esa misma postura otros tantos.








Conocí a chicas cibernéticas



Eran de aire, aunque algunas otras fueron de carne.

Eran un milagro.
Yo pulsaba un botón y aparecían con un vino en la mano.

Se iluminaban y se desvanecían para siempre.

Sus miradas me contenían y yo tenía que cerrar los ojos,
porque sabía que más tarde o temprano el universo nos tendría que destrozar.
Ese era su cometido.

Y cuando el cerebro se me inflamaba de semen,
me asustaba,
pero lo tenía que celebrar.
 









viernes, 20 de enero de 2017

Una novia robot



Me encanta mirarla.
Ella escribe panfletos contra el ser humano.

Damos paseos, se sobrecoge, queda conmovida por lo sublime.

Me gusta,
quiere llorar pero no puede.
Dicen que todavía no tiene corazón.








Caída por el barranco de los límites del humor

Hay un cementerio de humoristas.
Resbalaron por la peligrosa pendiente del chiste, los pobres.

Se esconden en buhardillas, en los bosques,
ocultos a toda mirada.

Llevan una estrella con una ache en la solapa.




jueves, 19 de enero de 2017

La lotería futura

Duermen en tu interior.
En estado latente.

Al ser fertilizadas con tiempo libre
a veces despiertan
gracias a la diosa fortuna, reconstituida,
bajo la amable forma de una lotería futura cualitativa
que todavía no existe.

La llaman la del bien común,la  del no-derroche.
Comprometida con todos.

El premio es un escritorio, un abono transporte,  un alquiler garantizado,
una pequeña renta,
el carnet para todo teatro,
la matricula gratuita
y un menú del día a la hora de comer que te está esperando.

Y entonces, cuando menos te lo esperas, sucede:

aparecen las potencialidades.









miércoles, 18 de enero de 2017

A veces recuerdo al hombre menguante



Sobrepasado por una realidad fuera de control,
se dio culto a sí mismo hasta perder la identidad.

Cayó al Tártaro, 
y en su desliz, atisbó a lo lejos, la verdadera naturaleza de las cosas.

Escapó de lo oscuro por una minúscula rendija,
y se encontró a los otros, habitantes de los abismos y conmigo.

Nos miramos de arriba a abajo,
sin desconfianza.

Y descubrió que lo ínfimo
estaba habitado por colosos.










martes, 17 de enero de 2017

Breve mitin invernal contra Moloch

Ahora que ya no tenemos la fiebre, mandrileños,
es nuestra hora,
aunque más tarde tengamos que convertirnos en sombras.

Moloch se encuentra a cuatro meses de distancia.
Apenas tenemos tiempo,

pero hoy hace sol.

¿Vamos a permitirle que destroce las maravillas del invierno ?











lunes, 16 de enero de 2017

Paseantes del gran Mandril

A salvo de los zombies,  porque ellos, se quedan en sus casas.

En la calle la gente da vueltas,
paseos, al mismo centro de la mente,
observando las tiendas,
las caras.

Salen con penas y regresan con fábulas.















El hombre con la cara de goma

Tu rostro de es goma.

Y nos reimos de ti a todas horas.
Y las risotadas más afiladas, no se te clavan,
sino que rebotan en tu cara como si nada.


El hombre que no poseía las palabras

Lo que te hace diferente no es el rostro,
sino el verbo.

Sé que tienes palabra aunque parezcas el mudo.

Será que tus sinapsas van velocidades prodigiosas,
mucho más rápido que tu lengua,
y cuando tratas de decirme te quiero,

te quedas con la boca abierta, en silencio.

 

domingo, 15 de enero de 2017

Notas para El Libro de la Licantropía.

Si te salen pelos por el cuerpo, ya lo sabes,
te estás convirtiendo en otra cosa,
en nadie,

en un ser solitario.

Pasarás cuarenta días transformándote en lo exótico,
grotesco,
invisible al ojo,

en una bestia.

Y darás vueltas en la noche
entre millones sin encontrarse.







Nuevos apuntes sobre Nuestra Señora



Durante mucho tiempo tuvimos barro en la sangre, 
diques y trombos en el cerebro,
y así, era imposible pensar con claridad.

Llamó a las puertas de la ciudad desde el futuro,
y fue desfigurada y convertida en monstruo por sus enemigos
en cuanto llegó.

Pero ella nunca tuvo enemigos.

Y siguió siendo hermosa. 















viernes, 13 de enero de 2017

La extraña manifestación de los robots

Llegan de todas las partes del país.

Me asombra que un día en concreto, quizá por algún algoritmo o  patrón desconocido,
los robots salgan a las calles.

Se manifiestan en silencio.
Recorren la avenida principal del gran Mandril.

Nadie sabe lo que quieren.
Ni siquiera ellos.
Y a una hora en punto de la tarde se disuelven.

Después regresan a realizar sus faenas,
a limpiar los suelos,
a arrastrar enormes piedras en la cantera,
a escribir poemas,
a componer mecánicas canciones de amor.

Y a llevar al hombre envejecido en su silla de ruedas.

Yo les miro, pero desde entonces, les veo con otros ojos.






jueves, 12 de enero de 2017

Doy por finalizada mi convalecencia



Abro las ventanas para que se alejen las miasmas.
Cambio las sábanas.
Pongo unas limpias para el futuro, porque ya he llegado;
aunque no era lo que yo esperaba.

Abro el cuaderno en blanco del 2017

 Y lo celebro con un enorme paseo.

miércoles, 11 de enero de 2017

Mi robot se ha roto

Mi robot se ha roto.

Arrastró piedras durante años.
Me hizo la comida mientras dormía la siesta del carnero.

Fregaba, barría, cantaba, atendía el teléfono,

y ahora está quieto. 

Quisiera arreglarlo, pero no sé.
Abro la carcasa, aparto algunos cables,

y descubro que su interior,
se pudre el cuerpo de un niño vietnamita muerto.


 








martes, 10 de enero de 2017

Episodio 3: Hay un muerto en la cubierta



Mi chica ha subido unos botellines Mahou de la bodega.

La observo, pero no me suena.
Sonríe.
Ha cambiado otra vez de rostro.
De nombre.

Nos quedamos mirando al muerto mientras se desintegra.

Y el muerto habla palabras que ya no entiendo.



Me rio de Moloch

Me rio, Moloch,  de ti, a escondidas, ahora que no me escuchas.
Me rio, aunque temo tu aliento, que me destroza.

Jamás me prestaste atención.
Te doy igual.
Cogiste de mi cuerpo lo que precisabas.
Me usas.

Me inclino porque soy el cobarde,
porque no tengo valor para un disparo en la rodilla.
Te rindo pleitesía.

Te sonrío.

Y a escondidas clavo alfileres a figurillas con tus monstruosas formas.





lunes, 9 de enero de 2017

Permiso de Moloch

No es que tenga rostro humano, todavía.

Si Moloch me permite marchar durante estos cuatro meses,
es porque los hombres del pasado pretendieron cabalgar sobre su lomo,
domesticarlo.
Aun así, perdieron sus cabezas, los pobres,
perdieron sus cuerpos, 
y ahora tan sólo son la nada.
Nada,

aunque algo quedó de todo ello.

Tengo permiso de Moloch para no atender al reloj,
gracias a mi madre,
que a sus 93 años me ha rescatado del Tártaro otra vez,

pero aun así, tendré que volver.







 





La gran epidemia de gripe A en Mandril

Los robots ya no saben qué hacer,

si continuar con sus tareas, como si nada hubiera pasado, 
o arrojarse al gran fuego, donde arde el cuerpo de los hombres. 

Su luz pude verse desde el espacio,
durante días, años, 
aunque en algún momento, la llama se irá apagando.










domingo, 8 de enero de 2017

Gripe A en Mandril

Domingo.

Debería recoger algo de hojarasca
y envolverme con ella,
moribundo,
caer en el sofá,
como un pobre hombre,

preso de las reglas que dicta su cuerpo.

Las ideas pesan demasiado.
Debe ser la gravedad que está cambiando.
Los propios pensamientos y ya no se mueven con gracia.
Quizá se atasquen en alguna vena.

Y sin embargo,
sé que está prohibido morirse en estas mañanas de sol invernal.









sábado, 7 de enero de 2017

Prisas por dejar algo de mí.

Una compañera me preguntaba ayer si habría algo después,
o si tan sólo quedarían los gusanos.

Preferí el silencio,
aunque no pude evitar decir que la cosa pinta mal.

Imposible escribir nada con la fiebre,
leer,
aunque he visto algún documental,
ese, donde yo era el esclavo hace dos mil años,
en la ciudad del millón de habitantes.
Tendría que morir joven.

 He echado las cuentas y todo se complica.
Tengo cuarenta y ocho años.

Y algo de vergüenza al suspenso existencial.



lunes, 2 de enero de 2017

He llegado al futuro

He llegado.
He llegado al futuro,
aunque todavía conservo las sábanas del pasado.

Yo la esperaba. Aunque temía que me hubiera dado plantón.
Lo que no sabía es que La Esperanza tiene las piernas rotas
(quizá por un ajuste de cuentas)
y siempre llega tarde, la pobre.

Le adelantan los años.
Y ella sigue atrás. En algún lugar del pasado.

Las gentes brindan por ella, pero nunca llega.







viernes, 30 de diciembre de 2016

Episodio dos: En el Mar de Moloch




Mis vacaciones en peligro.
Gigantescas olas de ahogados amenazan mi yo.

Ya está, ya ha pasado.
Pensé que esta vez, iba a ser el elegido.

Calma.

A pesar de las aguas dormidas
 tengo la impresión
de que la tempestad continúa a escondidas.

Hay un muerto en cubierta
Y no sé quién es.