martes, 3 de marzo de 2015

Roguemos a Nuestra Señora

Solo hay una manera de que el mar se calme,
de que las aguas turbulentas cesen,
de que las enormes corrientes dejen de arrastrarnos,
siempre.

Roguemos a Nuestra Señora de las siete mil millones de caras.

Aparece entre las nubes, burbujeante,
con paso leve, desde el infierno,
de algún recuerdo olvidado,
del futuro, si es que todavía estamos vivos.

Para que el mar se calme, en el inicio del primer día de nuestras vidas.



El primer día de mi vida

Cuantas veces habré dicho "¡Hoy es el primer día de mi vida!"

Uno aparta el edredón de hojarasca, con ímpetu,
seguro de que el invierno se está yendo.

Me asomo a la puerta del mundo
y un torrente enorme me arrastra,

como a todos.















lunes, 2 de marzo de 2015

Convertirme en arte

Convertirme en arte para escapar
del eterno retorno,

del trabajo garantizado.

Convertirme en arte,
en una exposición temporal, más tarde permanente.

Ser parte de la colección.

Caer en el abismo del sótano,
de los fondos,

en la negrura del museo, donde jamás se es visto.

Reproduciéndome a mí mismo,
como un loco.










El mundo eléctrico futuro

Si en el futuro los hombres son eléctricos y obtienen la energía del aire,
nunca tendrán hambre.

Nadie apartará la mirada,
salvo réplicas mías, perdidas en el mañana, asombrándose del mundo.

Los bosques repoblarán la tierra,


y el último esclavo habrá muerto, hace muchos años.






Cuando yo era zurdo

En los tiempo del brazo roto
nunca tenía sueño durante el día. 

Leía libros al Sol, 
escribía obras de teatro y quedaba con los amigos.

Me dormía a las doce en punto, como en un milagro.



martes, 24 de febrero de 2015

En contra del eterno retorno

Sin memoria,
tropezando en los mismos lugares,
repitiendo las mismas palabras,
¿qué consuelo hay en el eterno retorno?

Atrapado siempre. Resignado.
Aceptando la sombra del águila que te acecha.

Sin posiblidad alguna de construirse
y de transformar lo que nos rodea.

Alegrate. Ya no tendrás miedo, ni deseos.
Has caído en la trampa.



martes, 17 de febrero de 2015

Vivir experiencias

Según mi propósito
debería vivir cada día un experiencia, por mínima que sea.

Fuera se suceden acontecimientos inesperados,
personas,
conciertos de jazz, 
conferencias,
conflictos, 
gentíos, 
temores,
tertulias,
amores,
desconocidos.

Allí se encuentra Nuestra Señora,
las resistencias,
unos tipos difusos envenenando las aguas,
la carcoma devorando la sanidad pública,

pero se me ha hecho tarde y ya es de noche.
Hace frío. 

Voy en busca de una manta y me enrosco.

Abro un libro.







¿Cómo es Nuestra Señora?

Da igual si Nuestra Señora existió
o es una invención de nuestra mente,
si es inmortal o eterna,
si desaparecerá algún día para siempre.

Da igual si tiene forma o es de aire,
si es un trozo de comunismo,
de esencia democrática,
o tiene el rostro de la libertad.

Lo importante  es que es de este mundo,
real.

Si llega a tu vida
llegará a todas,

y es porque tú la quieres








lunes, 16 de febrero de 2015

Sileno en Mandril

Me encuentro al Sileno grande, caído en las calles.

Se sostiene en mi,
viejo,
como si yo fuera un báculo.

Vamos a casa.
Nos reímos.

Al día siguiente, ya tarde, a mediodía, se despide.

Cuéntame Sileno lo que no quiero escuchar.


sábado, 14 de febrero de 2015

Las imaginaciones

Lo asombroso es cuando se disparan,
cuando aparece un mundo nuevo detrás de un gesto,
de un rostro,
de una palabra.

Cuando comienzan a abrirse las puertas
o a cerrarse,

Esa sensación de abismo,
de vacío,
de que todo es posible.
o que lo imposible se abre paso, y que nada puede hacerse.

De que con tu catalejo brotan nuevos mundos
y desaparecen,

con enorme dolor.





A propósito de la belleza

Esas pequeñas bellezas que permanecen ocultas
me encantan.

¿A quién no le gusta las moras
envueltas en zarzas,
y siempre dispuestas al borde del camino?

Si me aproximo a ellas con cuidado,
nunca seré herido por sus espinas.

Y se ofrecen a todos, pero no pertenecen a nadie

La pregunta es la siguiente;

si no tuvieran espinas, ¿quién sería su dueño?


Me asombra la entropía

Me asombra la entropía,
esa facultad de la vida para desordenarlo todo.

Tenía una cena para hoy que se ha anulado,
y una fiesta de disfraces a la que no he podido asistir
porque era demasiado tarde.

Quiero hacer muchas cosas
pero no tengo las ganas suficientes.
Contemplo, mientras tanto, como se degrada el piso:

cada minuto se desordena.

Y cada minuto complica la vuelta al orden primigenio.

Ese estado perfecto de nuestra infancia,
antes de que se derrumbara todo.


Últimos sueños

Aparece mi padre en mis sueños
estas últimas noches.

Está allí, bastante más joven.


Te aproximas a Mandril

Mi Señora,

las amenazas permanecen ocultas,
y sin embargo,
es difícil no sentirlas en nuestros cuerpos
o en los cuerpos de los otros.

Te acercas a Mandril,

dios quiera que no caigas con un puñal en el pecho,
asesinada,
antes de haber comenzado tu tarea.






martes, 10 de febrero de 2015

Primeros rayos del Sol futuro

El Sol quiere salir,
y tú aparecerás de entre las nubes.

Es hora pues de quemar el libro de la geopolítica,
porque hemos decido salvarnos juntos.

















Tenía 23 años años cuando te ví

Mi señora,

recuerdo el día que apareciste por primera vez.

Yo tenía veintitres años,
y mi hermano y mi sobrino,
estaban dispuestos a perder sus ahorros
en un bar del centro.

En la parte de atrás de un póster roto,
escribí un nombre
que nunca antes había oído.

Eras tú, que llamabas a mi puerta.

Llegaste como una resonancia futura,
como un juego,

y nunca más te has ido.



martes, 3 de febrero de 2015

Pequeño superpoder

Yo no sabía que tenía el superpoder,
no lo sabía.

No sabía que podía robar pensamientos,
palabras escondidas
nunca dichas,
para hacerlas mías.

Me lo dijo una loca en el metro.

Yo no sabía que era un vampiro,
que en vez de absorber la energía de los otros,
me llevaba sus ideas en un cuaderno.

Yo creía que era un ser original,
no un pobre hombre mediocre.

Desde que soy un ladrón de palabras y pensamientos,
no tengo ganas de escribir.

"Tienen propiedad intelectual" Me dijo la loca gritando
y escupiéndome en mi cara perpleja.




lunes, 26 de enero de 2015

Nuestra Señora de la Renta Básica Universal aterriza en Mandril

Puede llegar en bicicleta,
andando,
o aparecerse inesperadamente en la noche oscura,
cuando todo el mundo duerme.

Pero esta vez ha hecho aparición en globo,
y ha aterrizado en Mandril
a plena luz del día,

esperada por todos.


sábado, 24 de enero de 2015

La vida podría tener sentidos

Dices que no existe. Yo la veo todos los días.

Abrir las puertas de la ciudad, para ella.
Una diminuta grieta, si acaso.
Un túnel angosto, como los de la cárcel,

por donde entre todo.

Su llegada luminosa.
En otras palabras:


crear maravillas. Ese es el propósito.


Últimas declaraciones de Nuestra Señora

Nunca mas seréis esclavos.
Desnudaos,
tomad mi cuerpo.

La vida podría tener sentido.

jueves, 22 de enero de 2015

No eres un clavo

¿Por qué ibas a pasar el día borracho?

¿Acaso te odias?

Ya no tienes por que aguantar ni un segundo más a los imbéciles.
Ese poder que les confiere, esa pistola de temor a su cintura.
Balas de despido,
látigo de incertidumbre.
Ya no pueden martillearte ni un segundo más

¡Tú no eres clavo!

Ya no les tienes miedo.
Son simples mortales, a los que puedes compadecer si quieres.

He llegado.

Primeras palabras de Nuestra Señora


Úsame.
Arráncame el hábito.
Besa mi nuca.

Ven,
permite que te desnude,
ahora que el frío ha cesado.

Tu cuerpo delicioso,
de mujer,
de hombre honrado.

Búscame. Soy joven, aunque tenga más de cien años.






Te vi en la noche oscura, cuando todos dormíamos



Que te haya visto en la noche oscura,
no resuelve el problema de los muertos,

pero devuelve a la vida los sentidos.

Acercaos,
que ella nos besará en la frente y los labios.





Se fue

Se desintegró.

Me pregunto si habrá descubierto
antes de ser arrastrada hacia el abismo,
que la vida,
más que una aventura, era lugar tedioso,
donde todo,
iba siempre a peor.

Me pregunto si la besaron con amor alguna vez,
si encontró sentidos,

o simplemente, se dejó llevar por los minutos.

He buscado su nombre en las enciclopedias.
No está.

En poco tiempo nadie se acordará de ella.






Escribir un poema al día

Tenía que escribir un poema al día,

-La realidad siempre me susurra algo,
y la fantasía siempre se encuentra a mi lado. Dispuesta a entregarse-

No es que me falten las palabras si es que no escribo;
el problema es hacerme visible,

el peso de las miradas.


jueves, 8 de enero de 2015

La muerte de un humorista

Viajamos en el mismo vagón del metro
pero no me reconoces,
a pesar de que mi olor es el tuyo.

Tenemos el mismo rostro;
una piel delicada que envejece;
los mismos problemas que acechan,

y sin embargo, sé que el fin se encuentra cerca:

ya no te hacen gracia mis chistes.



miércoles, 7 de enero de 2015

Cae el precio del pretróleo

Y sin embargo amanece amablemente.
Es invierno y hace frío. Me sorprenden estos agradables días de sol.

Todos los gráficos anuncian algo:
la llegada de la sombra.

No has de asustarte más de lo conveniente.
Todo está fatal.

No temas a la sombra. No ha llegado para arrancarte el Sol.
Simplemente,
nunca se fue.



martes, 6 de enero de 2015

El dinero de la abuela

Hay una viejecita que baila,
allí a lo alto, desnuda sobre la mesa.

Han llegado sobrinos, hijos y nietos,
porque quieren verla antes de que muera
y entregarla los besos
que ahora la tocan.

Y sin embargo nadie verá su dinero.
El dinero que heredado solo la ETA.

"Está loca", dicen.

Mira que guapa está, bailando sobre la mesa.





Sobre el asunto de las llamas

Que si el fuego perpetuo se abrió paso en conferencia de prensa.
Que si la curva ascendente de la estadística
comenzó a arder;

que si miles entraron en combustión espontanea.

El país está llamas. 
Vivimos rodeados por el fuego inextinguible.

Y yo, ¿qué podría hacer?

Insignificante mortal, lo eres todo.
Quizá puedas asar algunas patatas envueltas en papel de plata




Todo marcha sobre ruedas

Miro el reloj, contento.

Llevo seis días alegre,
tranquilo,

sin descubrir el rostro de los muertos.


El dolor

Cualquiera puede causar dolor.

Se encuentra por todos los lados.

Quizá no puedas escapar,
pero puedes tratar de evitar causarlo, gratuitamente.

Contra todo tipo de sufrimiento

Hay que acabar con todo sufrimiento.
Con esos depósitos de hombres hacinados.

Sin nada que decirse, locos,
sin dientes,

para que no muerdan a nadie.

lunes, 5 de enero de 2015

A pesar del frío

Estudiar en el parque.
Elegir tema para la obra de teatro.
Dejarme acariciar por el sol del invierno.

Y sin que nadie me vea, gritar a escondidas:

"¡Vivan los lunes!"

Primeros días de enero

Ya tengo bombona de gas. Helado de Óscar.
Pasar el domingo retozando es muy cansado.

Desde que me rompí el brazo me encantan los lunes.
Tengo todo el día por delante.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

El tiempo

Hoy he soñado con mi padre, que ya no existe, durante la siesta.
Ayer quedé con Juana. Una amiga. Tiene el pelo blanco.
Me desasosiegan los actores y los cantantes. Envejecen y mueren a una velocidad vertiginosa.

Los espíritus jóvenes en cuerpos desastrados.

Es inquietante  la facultad del tiempo.

martes, 30 de diciembre de 2014

La vida en la realidad

La rueda es cuadrada. Lo aprendí en la escuela.

Es hora pues de reírse de aquellos pobres hombres
que la sueñan redonda.





Ideas para futuras obras de teatro

Un personaje escapa de la ficción
y se adentra en la realidad.

Descubre que la realidad es la ficción,
y la ficción que había abandonado,

es la realidad.




Toda herramienta es valiosísima

Hombres barbudos y enanos deteniendo un tren
de residuos radiactivos a la entrada del gran Mandril.

Monos resucitando.

Manos que se iluminan por primera vez al amanecer.




Los propósitos

Y como todos los años, comienzo a escribir mis propósitos.
Son deseos, lo reconozco, absolutamente realizables.

Y sin embargo,  parece una carta a los reyes magos.

viernes, 26 de diciembre de 2014

Clarividencias

Fuerzas empujando en todas las direcciones y sentidos,
y tú mientras tanto revelando el futuro.

Lo viste, te anticipaste.
Lo dijiste alto.

Y como a todos,
te arrastró el presente a su velocidad de vértigo.



El mono que habla

Quiere escapar de su condición,
liberarse de las correas.

Dormir y despertar siendo él mismo.
Abrir los ojos y liberarse de las fuerzas
que le empujan a ser otro.

El mono habla, y a nadie le importan sus palabras.
Lo interesante del mono es que habla.

Y bebe cafés sin parar, adrenalina.





jueves, 25 de diciembre de 2014

Tragicomedia en el espacio

Cerrar los ojos, como hibernando.
Cerrar las fábricas, detenerlo todo.

Paralizar toda la aventura
y diálogo.
Parar en seco.

Salir de la órbita.

Recorrer mil  mundos,
como dormidos.

Despertar más allá de un largo viaje.
Despertar más viejos,
milerarios,

y volver a nuestros viejos asuntos de siempre,

de la guerra,
del abuso,
de la violación y el asesinato,

por hacer algo.











jueves, 18 de diciembre de 2014

I´m a rock de Paul Simon, por Dominguet

De acuerdo, quizá sea una roca, pero de madera.

No me crees. Lo entiendo, nunca has visto una roca a la deriva.
Permíteme, la carcajada es mía.

Los enamorados han tallado signos en mi piel, pues muy bien,
sé donde están. Mira mi rostro, me cubro de musgo y polvo.
No me queda tan mal.

Y mientras tanto, me aproximo con desgana
al mismo borde del mundo.

Es de risa, soy una roca.




Sabré que eres tú, porque no tendré miedo.

Desciendes sobre mi,
silenciosa,
en tu platillo volante de los años 50´

y me saludas desde lo alto.

"¿Te vienes a casa?
Está sin barrer y algo desordenada"

Abrimos una botella de vino.
Yo pierdo la vergüenza
y tú pierdes las bragas.

- "¡Qué mona eres!"
- "¡ Y tú un mono que habla!"

Me asombro de varias cosas;

- De tus ojos fosforescentes
- De que es imposible ocultar nada
- De tu mundo lejano
- Del compartir las mismas palabras

- De que te irás

- De que me gustan las marcianas.


Nihilismo de bolsillo

A nadie pediste nacer.
Así pues,
no tienes responsabilidad alguna.

Puedes matar a tus padres,
quemar templos,
dejar tu existencia a medias.

Lo único que te compromete con la vida
es aquel al que obligaste a nacer sin su permiso.

¿Eres Luna o eres Sol?

Hay noches que eres Luna blanca e inalcanzable.
Cadavérica.
Iluminando objetos monstruosos.

Nada es real.

Te separas cada vez más,
y yo,
aúllo como un loco.

A veces eres Sol.

Yo era el ciego al que devolviste la vista
después de tan negra noche.

Si me aproximo a ti, no puedo.
Es seguro que me abrasaré por el fuego.

Fantasía en Mandril

En primer lugar decir
que Nuestra Señora de la Renta Básica es real,
se puede tocar la mano. Déjate acariciar.

Que la tierra,
el agua,
los alimentos y los hidrocarburos,
serán de gestión conjunta, como el Danubio.

Que estamos en la linea,
en el mismo borde de lo posible y lo imposible
y lo irremediable.

Que se trata de esto,
o de no ser.

Que me oigan los niños del futuro:
¡yo estuve a favor de ustedes!

Digan lo que digan, nunca olviden esto,
Fantasía existe.


Dejar de ser otro



He pasado de cuerpo en cuerpo
sin conseguir escapar de mi condición.

Esa condición,
un plano inclinado donde resbalar.
Ese hilo que nunca que se rompe y que me lleva a mirar a los ojos
de mis antepasados, los muertos.
Esclavos que murieron sin dejar de serlo.

Arrastrado por las procelosas corrientes del mundo líquido,
no sé donde acabaré,
ni en que cuerpo despertaré.

En otro, sin duda.
En otro cuerpo cayendo.

A saber quién soy yo, a estas alturas de la vida.
Quizá un mono que habla desde una prisión.

Pero puedo consolarme cerrando los ojos

Dormir.
Esperanza de ser algún día yo.

Romper el hilo que nunca se rompe.




viernes, 12 de diciembre de 2014

En el país de los zombis

Se me abren las puertas del país de los zombis.
No recuerdo cómo llegué hasta aquí.

Los zombis,
que se me aproximan para jugar conmigo,
ni siquiera saben que han muerto.
Hablo en voz baja. No sé que decir.
Ese temor al despertar en un cuerpo que  no es el mío.

Me invitan.
Me acicalan.
Salimos todas las noches
para poder dormir,

la necesidad de estar vivos, como sea,
con nuestros rostros cadavéricos
y pena,
nos dejamos arrastrar en tumultuoso desenfreno.

Esa risa casi desesperada,
como el llanto de un niño al que nadie asiste.