viernes, 22 de junio de 2018

Hay tiempo para todo

Hay tiempo para todo.

No sé si sueño, si mis ojos permanecen cerrados.

No sé si mis dedos, mis labios, mis pies, mis piernas, mis brazos
quieren moverse,

pesan tanto.

Estoy vivo.

Abro los ojos y miro al techo sin verlo.
Repaso el día, justo ahora que comienza.

Tengo que ducharme, por ese orden.
Tengo tiempo para ello.
Tengo tiempo después, a pesar de la indolencia,  para hacerme un zumo a mano, eléctrico,
por ese orden.

Sí, tengo tiempo. Hay tiempo para todo.

Para afeitarme, ducharme, lavarme los dientes, luchar a muerte contra los ácaros, barrer, fregar, ordenar sistemáticamente el piso, wasapear con unos y con otros para asegurarme de que existo, de que existo, para tocar al menos entre media hora y una hora el xilófono, si es que lo he comprado, o continuar con la flauta dulce, por aquello de dotarme de la plasticidad cerebral precisa y continuar con la producción creativa hasta una edad avanzada, lo leí en un libro. Hay tiempo para depilarme, para arrancarme los pelos que escapan de la nariz y ahora también de las orejas, para dormir ocho horas, como mínimo, por supuesto, hay tiempo para la siesta. Si, hay tiempo para todo, para salir a correr y a pasear. Tres cuartos de hora podría estar bien. A partir de los 40, dos horas. Tiempo para practicar el taichi, aunque es posible que los movimientos me los esté inventado. Un baño relajante, es necesario. Hacer la compra, un zumo con la licuadora a diario. Hay que dedicar un tiempo a pensar, qué menos que una hora, y encontrar otra hora, como mínimo, para escribir mis recuerdos. Memorias antes del olvido: Las gentes del futuro tienen derecho a saber que he existido, cómo he desperdiciado la existencia.  Tendría que encontrar ese hueco, siempre, para contestar a las respuestas de mis comentarios en Facebook, Instagram o Twitter. Es un gesto mínimo de amabilidad y convivencionalidad. Felicitar a quién corresponda. No vivo solo en este mundo. Solo.  Hay tiempo para telefonear a los que quiero  para escuchar su voz, para establecer una cita, para enamorarme, para hacer el amor, para ir al trabajo, para tomarme unas cervezas con los compañeros a la salida del curre, para jugar con el gato, para barrer los pelos de gato, para jugar con los niños, para ir a la farmacia a por antihistamínicos. Hay tiempo para cultivarse, para cultivarme, para aprender a cada instante, estudiar, seguir formándome, sacarme el carnet, el de conducir, por ejemplo, o el de submarinista, o el de la biblioteca, o el del zoo,o  el del museo, para viajar a algún destino exótico: oriente, quizá. Hay tiempo para subir al monte el finde, de ascender montañas, descenderlas, bañarse en el rio. Hay tiempo para respirar, para ver el mundo desde lo alto, contemplando el horizonte como un personaje romántico. Hay tiempo para la bicicleta, todos los días, como apuesta política, para aproximar un futuro que pronto existirá, para abrir las puertas a la democracia atlética. Hay tiempo par madrugar. Tirar la ropa vieja. Ir a la mani.  Hay tiempo para cuidar a los amigos, a un familiar enfermo. Hay tiempo para ir a los entierros. Tiempo para el recuerdo; de mis padres, por ejemplo. Para ir a la exposición, para preparar tu propia exposición. Hay tiempo para conocer nuevos sabores, para descubrirlos en el supermercado, para encontrarlos en las cenas con los amigos. Para hacer la cena, para descubrir un camino nuevo, una sorpresa, una idea. Hay tiempo para hacer amigos, para engendrar hijos, para dejarme el bigote. Tiempo para la libre expresión, para escribir un poema a diario, una viñeta, una comedia, un relato, para ser un cobarde. Hay tiempo para seguir la actualidad críticamente, para pensar críticamente, para comprarme el L'Monde Diplomatique, para echarle un vistazo, para leer los titulares. Para no pensar. Hay tiempo para organizarse, para oponerme a la privatización del servicio donde trabajo, para ir al cine, para escribir a la dirección del curre, para calmar mis miedos, para emborracharme. Hay tiempo para sentir a los que ya no están en las cosas y en el aire, en los que ya han muerto, tiempo para tumbarme en la yerba del parque, para ir al programa de mis colegas de la emisora del barrio. Hay tiempo para asociarme, aunque sea un rato, para cambiar el mundo, para destruirlo,  para reunirme con los vecinos, para hablar ante la asamblea, en alto, bien en alto, para quedarme callado. Hay tiempo para todo, para ir de tiendas, para acudir a la cita semanal con mi psicólogo, para salir a fumar, para ver la película, para hacer palomitas, para ir al teatro una vez al mes. Hay tiempo para hacer pesas, para escribir cartas de amor, para ir en autobús, para coleccionar cosas, para prepararme la oposición de friegaplatos. Hay tiempo para seguir el partido, para seguir todos los partidos, para vagabundear sin rumbo, para aprender una cosa nueva todos los días, para comprar lotería, para inventar cosas, para arreglar cosas, para meterse el bajo del pantalón. Hay tiempo para ir a la fiesta y para regar las plantas, para ir a la barbacoa en el ático sin estar nunca cansado, para volver a casa de madrugada en el autobús nocturno haciendo mil paradas. Tiempo para ir al chino, al contenedor, al otro contenedor, para darse crema y lavarse el pelo. Hay tiempo para ir en busca del libro. Para apartarse de la carne, para buscar en el espejo el atisbo juvenil que se va perdiendo, para encontrarme un muerto. Un muerto. Hay tiempo para todo, para ir al trabajo, para volver, para escribir en el trayecto un sueño. Para trabajar, para perder el tiempo, para trabajar de nuevo. Para encontrarme en la cama agotado, para despertar, pesado, mirando al techo.



miércoles, 30 de mayo de 2018

Hay que parar (9 de mayo de 2018)

Hay que parar. Hay que parar y elevarse.
Verme a unos metros sobre el suelo.

Ya que el frío se me aproxima y el tiempo se contrae,
al borde de la senda del cincuentagenario.

Todo lo que haga estará bien, que remedio,
ya que nada tiene sentido, pero ya que estoy metido en este lío de la existencia,
quizá deba rebuscar en los recuerdos,

contar los que otros no dijeron,

antes de que el tiempo se me estreche más
y me pase por encima.

Antes de que todo
sea finalmente

demasiado tarde.

lunes, 7 de mayo de 2018

Poema del siete de mayo

Dormido, pero con ganas
de caer en la tierra fértil del millón de libros,
de ser arrastrado por las poderosas fuerzas que palpitan en el interior del ser.
Una mujer por ejemplo.
O unas letras.
Será porque es vacaciones y el cuerpo se me dispara. 

La historia maravillosa que ponga el universo del revés.
La de un hombre que ha regresado del cielo.
Sí, del cielo, que ahora existe, de reglas muy estrictas.

Reglas que jamás nos han sido entregadas.

No es fácil entrar al cielo, ya os lo digo.

Y aquí, algunos de los mandamientos nunca dichos:

Decir que no, por ejemplo,
No al trabajo, que encadena.
No a la orden, por ejemplo, que rebaja.

Y sí a todas horas.

Ay.

Qué pocos espíritus hay en el cielo.
Pocos.

Pero es porque no lo sabíamos. 









domingo, 29 de abril de 2018

Encuentro en Carabanchel

Un pequeño milagro,
una aparición imprevista. 

Me gustaría llamarlo El encuentro de los dulces.

Qué somos sino eres dulces, hambrientos de los azucares del mundo.

No ha pasado ni siquiera un minuto de la despedida,  y ya quiero descubrir lo ignoto.

Ni siquiera en mi imaginación se atisba la caída en el fracaso,
como si las palabras y lo amable fueran a construir la senda fácil,
el terreno fértil,
donde hemos de encontrarnos de nuevo, donde el pequeño milagro
se descubra con toda su crudeza, como el prodigio que esperábamos.

Maravilla por Construir, se llama.

Lo asombroso es que no siento el temor.
Como si la oscuridad del mañana hubiera languidecido y callado.

Como si ya estuviese tocado por los designios del cielo.

De pequeño nada, llamémosle por su verdadero nombre;

gigantesco.













martes, 24 de abril de 2018

El hombre que le creció una patata en la cabeza

Pudo brotar un paraíso, pero le salió una patata.

Si al menos fuera un boniato,
¿pero a donde ir con una patata?

Llevó sombrero durante cincuenta años para ocultarla.
Avergonzado.

Cuando llegó el tiempo de la hambruna,
fue de los primeros.

Perdió la cabeza.





lunes, 23 de abril de 2018

No existen islas misteriosas.

Por lo que sé, solo hay inmensos continentes tumultuosos
cubiertos por millones de fuerzas que se agitan en todos los sentidos y direcciones.

Los otros pueblan la tierra.

¿Eso es lo misterioso, lo exótico, la sorpresa?





domingo, 25 de marzo de 2018

Segundo poemita del sábado 24 de marzo. El mundo se pobló de monstruos.

De repente el mundo se pobló de monstruos,
de millones de horribles,
inquietantes,
de seres temerosos,
de todos asustados de todo.

Pegajosos,
ocultábamos el cuerpo tras el gran velo.
Éramos leves, sigilosos.

Temíamos tu mirada.
Tu mirada.
La que lo derrumba todo.

Poemita del 24 de marzo. Los árboles caen.

Los árboles caen.
El ayuntamiento precinta su tronco como el de un muerto.

El viento resopla.
Está enfadado.
Hace miedo.

Asusta a los trabajadores de camino al turno de tarde.

Podría caer la gran cornisa del cielo,
la rama que lo sostiene todo,
la persiana descolgada.

Yo también llego al Trabajo.

Otras fuerzas también merodean.
Me arrastran de un lado a otro.

De igual manera podría morir aplastado.



Poemita del 22 de marzo

Vivía en una nuebe con mis padres y mis hermanos locos.

La gravedad me hizo caer del cielo, a plomo.

Y en el abismo, donde uno siempre resbala,
nada hay para agarrarse.
.
Nada serio, quizá un lápiz,
unas letras que caen.
Nada.

Nada.

Confieso que me encuentro sin hambre,
inapetente de la tierra,
sin ganas de tocar con los pies el suelo.

Poemita del 19 y 20 de marzo, escrito en el metro. El Ojo del científico absorto.

Amaneció en el cielo un ojo.
Enorme. Marrón para ser preciso, que pestañeaba nervioso,
que turbaba los aires,
que penetraba goloso.
Ojo de mil kilómetros
que seguía mis pasos de insignificante miedoso.

"¡Es Dios!"- Decía la gente.
"¡Un mirón!"-Decían los otros.

"¿Tiene Dios pelos en el ojos?"- Pregunto.

Cayó un pelo del cielo aplastándonos a todos.
Aplastándonos como piojos.

Noche oscura de insomnio,
nocturno de terremoto, 
el fin del mundo se anuncia
vestido con alboroto.

Segundo poema del 11 de marzo (Poesía rusa)

He despertado con un poeta ruso en mi lecho,
subido a mi cuerpo,
buscando petróleo en mi pecho.

Y me ha hecho cosquillas de mantequilla.
También rosquillas.

Y a pesar de todo.
He salido ileso.

Poemita del 10 de marzo (poesía rusa)

¡Qué dulce es la envidia!

Sabe a mantequilla y a yeso,
tiene forma de queso,
rayado por supuesto.

¡Y qué dulce es el deseo!

A veces, tiene forma de beso.

Los objetos de Moloch

Los objetos de Moloch se encuentran a la vista.
Son puro deseo, siempre brillan.

Por mucho que se parezcan al cielo, tras ellos, se encuentra el infierno,
aunque sea en un trozo,
pero no puedes verlo.

Matar a Moloch,
reeducarlo,
arriconarle con un pincho en la esquina, mientras se agita.
Dotarle de alma,
de rostro y  de aliento.

Hacerle atractivo.

Lo Bello.

Que tras cada cosa, aparezca otra más dulce: El Nuevo Moloch.

Quizá el Reino de los Cielos.
Esto es, La Fiesta.


domingo, 4 de marzo de 2018

Poemita de 4 de marzo

Como en un chiste de los que yo dibujo,
se bifurcan los caminos.

Usted, empapada, con el pelo lacio bajo la lluvia.
Yo, queriendo revelarla un deseo.

Como en las comedias, te pido un beso,
pero no quieres, porque no te has lavado los dientes.

Nos despedimos,
 y solo queda la gran carcajada del dios de la risa,


que retumba

y que a mi también me alegra, por nombrarlo de alguna manera.









Me entretengo pensando en Usted

Me entretengo pensando en Usted.
En una serie de acciones jamás sucedidas, pero que podrían acontecer.

Que de repente, todas las fuerzas que se agitan en su interior,
toman forma,
y me invitan a descubrir las delicias
que permanecían ocultas.
El piso de mis padres arde;
ya es una pira funeraria.

El crepitar de los libros,
la muerte de los muebles,

me acompañaron durante cincuenta años.

Eran de roca.
Construidos con materia primigenia. Indestructible.

Y ahora son el anuncio de lo que que representan la muerte,
para el mundo, nada.

El recuerdo.
Mis padres.
Sus cosas. Mi infancia.
Todo mi pasado concentrado en un punto de noventa metros cuadrados.
Todo arde. Yo también.

No sé quién aparecerá tras el incendio.

Quizá yo.
Quizá nadie.
quizá otro.
Me interesa el tiempo.
Cómo los segundos arrastran los objetos de un lugar a otro,
también los cuerpos,
los sueños.

El piso de mi madre, donde guardo todos los recuerdos,

se desintegra ante mis ojos.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Aparición

Al principio, Usted, era una luz centelleante,
una palabra:

"Aquí"

Apareció de repente, en una página de contactos,
de perfil.
Nada decía, pero quizá lo dijera todo.

Después, inesperadamente, cuando solo esperaba el silencio,
brotó de su boca aquello que tanto deseo y temo.

"¿Quedamos?"

Y Usted emergió en mitad del puente, entre dos países,
dos idiomas.
Un punto donde se condensan 15 años,

como de la nada. 

Si alguna vez estuviste en el extremo de un trampolín cuando fuiste pequeña,
sabrás de lo que hablo,

de algo parecido al vértigo.

A un paso del salto donde todo cambia.

Y Usted, que solo era de neutrinos inestables,
comenzó a tener forma.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Como en las películas



Yo te vi.
Te vi tan cerca que fuiste posible,

y ya no quiero que te disuelvas
ni me entregues al olvido.


Espera.
No tan rápido.
Que la nada guarde su turno.
Deja caer de tu boca la palabra dulce que ando esperando.

Que caiga lenta, clara, 

mecida hasta mitad del puente

donde yo te ando pensando.

Notas sobre mi trabajo

Qué mi trabajo no está mal para lo que hay,
qué otros, ni siquiera pueden hablar en alto,
qué Damocles se balancea, siempre a punto de crear abismos.

Y a pesar de todo, no quiero ir.
Imagino a mis potencias agostándose, allí.

Abro a puerta del curre y veo a mis padres consumiéndose.
Esto ya sucedió: la matanza del sueño.
Y veo a los abuelos de mis abuelos pudriéndose,

en el olvido.
Mi herencia, como la de usted, es el abismo.

Entre tanto, ese dejar pasar el tiempo creando mundos.
Cruzando palabras y dibujando signos, en el metro, camino al trabajo.
Agitando los brazos para ser visto.

Cada mujer y cada hombre parecen ocultar un misterio,
un continente, una nueva galaxia,
una ínsula atractiva, al menos,
o solo un puñado de nervios.

Pero si tan solo fuéramos la brizna de hierba,
la mota de polvo,
un triste suceso,

merecemos ser descubiertos.

Mi primera vez

Me recuerdo claro, a los 37, abriendo aquella puerta por primera vez.

Yo, de puro algodón.
Una pequeña chispa y todo mi ser comenzaría arder.

Me sorprendió la agitación, las prisas, los gritos,
esa carrera alocada a ningún lado.

Yo, el subalterno, como siempre,
el sin voz. Solo brazos y pies.

Después cada día el olvido.

Prometí escapar y ya han pasado 12.

Moloch devoró mis restos,
el de un cuerpo llamado El Joven.


Mi primera nochebuena cenando solo

Se abre una puerta.

Su voz es oscura.
Su boca ancha.

No dice nada nuevo, ya lo sabemos,
ha de multiplicarse.

Se abre una puerta y se cierra otra.
La de un mundo que ya ha muerto o está muriendo.
Los muertos, a veces, despiertan de ese sueño sin sueño
donde ya no existen,
donde solo habita la triste eternidad
plagada de olvido.

Despiertan y se introducen en el olor, en el objeto,
agitándose vividamente en el recuerdo.
Deambulan espectralmente en las cabezas
por aquellos lugares donde ya estuvieron.

Los muertos esperan un gesto, quizá el mío,
para que su camino, interrumpido, prosiga,

hacia el futuro.




martes, 13 de febrero de 2018

La llegada de la Tercera Ilustración (de Pablo)

El día el día en el que Nuestra Señora me abrazó,
dejé de morir lapidado.

Los ojos del Insecto fueron mis ojos,
el Perro habló en público, por primera vez,

y la Tercera Ilustración tomo cuerpo, en este, mi mundo.

Apuntes sobre Nuestra Señora (de Pablo)

Nuestra Señora es la que nos cuida.

No es el señor de Barba Blanca.
Severo.

Es Nuestra Señora. Construida con un millón de pieles,
las nuestras.

Ahora que ha llegado, puedo morir si me place en la cuneta.

Sin temor a que Ella me falte.

Envejecer tranquilamente (de pablo)

Podemos envejecer, tranquilamente, ya que no tenemos descendencia,
morir de repente, en las calles.
Decir cosas raras, en el café, acorralados por el ictus.

Fuimos millones, repartidos por el mundo.
Descubrimos que dios y el diablo eran lo mismo.
Que la vida es caníbal, que se devora a sí misma,
que dura un instante,

que al final es invisible.

Que el Estado nos creó en el laboratorio, como a monstruos,
cuando el último poéta murió solo .
Que llegó El Robot, amando a todos, lanzándonos al vacío,
a la desgracia y la podredumbre.
Que nos convertimos en sombras.

Sombras.

Y en lo más oscuro nuestras miradas tuvieron sentido.
Nuestra palabra fue la de todos,
y la ficción se hizo realidad porque nosotros la hicimos.

Ya podemos morir.

La vida

Nos aproximamos a la vida con ganas,
con deseo,
buscando abrazarla,

besarla.

Y sin darnos cuenta nos vemos devorándola.

El gran caníbal,

Nosotros,

La Vida.
El minutero circunvala el cosmos a gran velocidad, acelerándose a cada instante.

Para ralentizar el tiempo, lo mejor, es ser tocado por Nuestra Señora.
Todavía estamos a tiempo.

Ella podría, por qué no, presentarse a las elecciones, salvar el azul turquesa del desastre,
que de repente, la poesía diera ese salto cualitativo con el que sueño.

Sería precioso sentirnos envueltos por el aire fresco que nos espera,
que meciera el velo rasgado,
dejando de ver por momentos el monigote oculto,

la pura realidad.


Dices que yo soy Kevin Johansen

Dices que soy Kevin Johansen,
pero a mí me tiembla la voz.

No he conseguido mantener la máscara más que un instante.
Enseguida cae el telón,
y he de aparecer en el escenario, semidesnudo, con todas las vergüenzas a la vista.

Él, toca el ukelele, desenvuelto,
como un ser apolinio en lo alto del centro del mundo.

Yo, toco la flauta de oídas, solitariamente, a escondidas,
como aquel sileno perdido en el bosque.
Ya sabes, en el laberinto, donde la vejez crece.

Jamás saldré.
He de morir allí.
Dando vueltas y vueltas, escuchando las risas de las gracias,

a lo lejos.

lunes, 5 de febrero de 2018

Mensaje de Nuestra Señora

Cuanto más nos celebran las encuestas,
el gran megáfono de la ciudad, avisa de todos los peligros.

Que yo no exista,
que la poesía sólo pueda habitar en el cálido hogar
de la esfera de lo íntimo

asomándose tímidamente por la ventana de lo real,

no quiere decir que haya de permanecer siempre allí, encerrada.

Tiene derecho a serpentear las calles,
a obtener su cuerpo y a envolverte. 

A hablar alto, bien alto, para que la oigan todos.

A llegar hasta la misma puerta del parlamento.




En contra de Nuestra Señora (de Pablo y Nuestra Señora)

¡Atención, atención!
¡Estamos en contra de Ella!

Aunque una vez, es cierto, sentí su mano en mi mano.
Mi boca en su boca.

Es preciso decirlo:

No existe.

Aléjense de Ella.
Al caminar, su paso fractura el país, dejando un surco enorme:

El Abismo.

Aunque tiene otros nombres, impronunciables,
siempre lejos del ministerio de economía.


Quedará un soliloquio, un murmullo de fondo expandiéndose y replegándose sobre sí mismo.

Y el olvido, envolviéndolo todo.

Envolviendo al bramido del  cielo y la risa del bromista loco,
sorprendido.

Al borde del gran silencio

ni siquiera él habrá existido.

Estoy aquí, desplegando el azul turquesa (de pablo)

 "Si no te gusta este país, vete", me ha dicho.

Y yo estoy aquí,

desplegando el azul turquesa y esparciéndolo por los cielos,
suministrándolo con cuentagotas al enfermo,
vertiéndolo en los grandes depósitos que suministran vida a la ciudad.

Hago gárgaras con él, siempre que me es posible.
Dejo que me envuelva, ahora que estoy cansado.
Cada palabra encaja perfectamente en el color, también las cuentas.

Todo cuadra.
Los futuros posibles, se anuncian dulces.
La senda deja de ser espinosa y las zarzas se aparta a mi paso.

Nos cruzamos, oh, desconocido,

ahora, ya,
sin temor alguno.

miércoles, 17 de enero de 2018

¿Qué hacer ahora?

Para qué sirve una vida, si no es para recoger el relevo de un legado.

Lo dulce, la bandera de lo amable.
Apartar la crueldad, los sufrimientos.
Elevar la fraternidad, hasta ser vista desde el espacio.

Sostener con el cuerpo el universo entero.







martes, 16 de enero de 2018

Mamá ha muerto

Si  muere la dulzura, entonces, ¿qué queda?

A dónde va la sonrisa, la caricia, lo amable, cuando se despega.
Qué tipo de broma es esta, cuando el pilar que sostiene el universo cae.

Qué hacer ahora.


sábado, 9 de diciembre de 2017

Ilegalizar el azul turquesa (de Pablo)

Dicen, que habría que ilegalizar el azul turquesa.
"Azul que nos arrastra hacia la pereza"
Que habría que borrar del cielo el rostro de la Señora esa.

Esa,
que la multitud lleva en sus jerseis su cara,

no sea que de repente, en un sólo instante,
la vida pudiera tener sentidos.



Debate en televisión (De Pablo)

He visto a uno en la tele, después de su tiempo triste,
cuando cayó en tártaro, donde se repuebla el silencio.

Ahora habla, tartamudeando, pero habla.

Hay risas de lata, murmullos del público,
y un hacha de continuo sobre cada palabra.

Pero habla.

Mirar al cielo (De Pablo)

(Nos) Me gusta mirar al cielo.
Allí, en lo alto, se encuentra Solaris.
El planeta donde se cumplen los sueños nos espera.

Despierto.
Descubro que junto a mí, se encuentra Ella, la de la Renta Básica,
de momento, de neutrinos inestables.

Su aparición, pareciera que confirma el camino hacia el horizonte, 
la senda hacia la estrella.


jueves, 23 de noviembre de 2017

Las encuestas nos son favorables

Subimos a una montaña rusa sin fin.

El rumor bituminoso que siempre se extiende
contiene ahora la mirada que nos observa con deseo.

Hay algo de mágico en las palabras y los ojos.
Nuestro cuerpo, que hasta ayer mismo había resbalado a lo oscuro,
es luminoso.

Seguimos subiendo y subiendo.
Algunos, muchos, nos celebran.

La monstruosidad decelera.

¿Ilegalizar el partido de los poetas?

¿Por qué?
¿Acaso la poesía deja en entredicho a los números?

Los robots anuncian que ellos mismos son los nuevos poetas.
Entonces, ¿qué ocurre?

Quizá la poesía llama al nuevo rostro, a la posibilidad de que fluya por las calles,
que salga de los guetos donde se arrincona al azul turquesa
y de los laboratorios donde los robots hablan a la perfección,
sin tartamudear jamás.

O es que la poesía ahora es respirable,
capaz de envolver al planeta en una nueva atmósfera,
clara,
donde los deseos más profundos
puedan cumplirse por primera vez en la historia.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Las fuerzas (primeros apuntes para un viaje a Oriente)

¿Qué enigmática fuerza
-el deseo o el motor de la vida, el conocimiento, la búsqueda del fruto, la fantasía, la imaginación acelerada, los calores del cuerpo, la calidez de la palabra cálida, tus dulces, la soledad que se desata y se rebela-

es la que me lleva al Sur?.

A la tierra ignota. A la mujer desconocida.
¿Donde llegaré?.
¿Me embarco hacia la tristeza, el rechazo o la decepción?
¿O quedaré atravesado por el rayo fulminante que todo lo puede?

Ya he sacado el billete.

Preparado para que tiemble el suelo.
Para que el gran terremoto lo mueva todo.

Me miro, y me digo.
Se ha movido la brizna de hierba, ya ha merecido la pena.
El ensueño ha brotado.

El ensueño. 







sábado, 11 de noviembre de 2017

Amanecer en Solaris

 "¿Así que esto es Solaris, el lugar donde se cumplen los deseos?"
 Me preguntas todas la mañanas al despertar, cuando amaneces a mi lado:

"¿Cual es tu sueño favorito?"

- Este.

lunes, 16 de octubre de 2017

Fin de semana en Solaris

Mi amor se encuentra en Solaris,
esperándome,
a un millón de millones,

de carne y deseos,
de sangre y neutrinos inestables

cualquier perturbación podría hacerla desaparecer.

Es, digámoslo así,
el regalo o el castigo que el universo ha entregado a los hombres que han fracasado.

Ser público

Parecía una estatua, que nada iba a pasar, que echaría raíces,
y que moriría más tarde arrugado por el mandato del tiempo
hasta alcanzar el olvido.

Me asusté cuando de mi boca salió un rayo,
cuando la nada comenzó a cubrirse de rostro.

Cuando arrastrado por la inmensa corriente, sentí,
que algo se quebraba,

y desde el mismo fondo del ser,
alguien estaba naciendo.



Para presentarnos a las elecciones del país

Ahora que hemos visto en el firmamento la centella
nos reunimos los poetas,

en la calle a ser posible.

¿Pero quienes somos?

Yo, de piel turquesa y mirada clara.
Usted, que aun no lo sabe.
Aquel, que perdió la esperanza.

Todos.

Veo en el metro a hombres y mujeres mirando a los suelos,
a la pantalla, al marciano que se escapa,
al espejo que devuelve un rostro macilento cuando atravesamos el túnel.

Todos.

Interpretando una sinfonía que nadie dirige ni escucha,
pero que existe, pero que podría ser otra,
que se cuela y brota en cada poro de nuestro ser.

Todos.

Y tenemos algo que decir.
Un testimonio que romperá un silencio de siglos.


martes, 3 de octubre de 2017

Algunos dicen que el abismo ha llegado,
que una gigantesca brecha separa el aquí y el allá.

¿Esa es la frontera abisal de la que todo el mundo habla?

A mis ojos, no existe.

Sólo veo la realidad cambiando de forma, mutando.

Quisiera que esa nueva forma fuera dulce y atractiva,
que exudara la amabilidad que espero. El futuro no merece otra cosa.

Y entonces me asalta la intuición enorme,
que lo real sólo tendrá la forma que brote de mis labios y de mis manos.

Los poetas se organizan 2

Algo apartaba las sábanas del lecho del moribundo,
abría mis ojos de poeta muerto,
tiraba de mi pecho, de mi pelo, de mi lengua,

y arrastraba mi cuerpo hacia el mismo centro del mundo.

Ese imán enorme, donde los poetas han de encontrarse,
tiene forma humana.

Nuestra Señora.
Ese algo dispuesto a existir.
El antagonista del infierno, al que me gusta llamar, Lo Atractivo.

Donde podría comenzar el sentido.


Los poetas se organizan 1

De repente, fuimos vistos.

Un fulgor, iluminó durante un instante el infierno.
Y todos nos dimos cuenta,
de que era posible lo atractivo.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Hay que escribir un poema diario

 Moloch, no puede obligarme a renegar a hablar a los del futuro.
Hay que escribirlo,
aunque sea en la puerta de los váteres de la fábrica o la oficina,
con todo el dolor el mundo,
en el mismo lecho de muerte,
aunque sea con el gran puñal clavado en el pecho.

Hay que hacerlo.

Narrar los hechos. 

Qué salga toda la soledad de los hombres a través de sus pústulas
y quede impresa en los libros y en las piedras de los cementerios. 
Cualquier pared vale, 
cualquier servilleta de papel nos enlaza al porvenir.
No volveremos al silencio fácilmente,
ahora, justamente, cuando estábamos aprendiendo a hablar. 
No volveremos a callarnos como idiotas. 

Ha de costarnos la vida, por supuesto, volver a ser los mudos.

A Nosotros, 

a los que hicimos el canelo durante siglos, 
-aunque lo sigamos haciendo,-
pero ya no es lo mismo. 

A mí.