miércoles, 30 de diciembre de 2015

De repente me da por buscar entre las páginas de un inmenso libro
a una mujer,

y ha desaparecido,
 
como si de repente se aburriera de sus letras.


Me inquieto.
Ha dejado un trozo suyo en un idioma que no entiendo.

Ay, qué hacer para evitar que un simple chasquido de dedos, un algoritmo, lo borre todo.




Aparición

Cae la noche y la ciudad desaparece en el gran cristal
y aparezco yo, fantasmagóricamente, como un reflejo.

Tras mi reflejo está el mundo, pero no lo veo,

como si la realidad solo pudiera parecer si desaparece mi imagen,
como si mi imagen solo apareciera si desaparece la realidad.

Apuntes sobre la creación de un nuevo mito

Me gustaría convocaros para acabar con esa piedra que arrastramos
y que nos impide movernos fluidamente.

Convocaros en secreto,
ahora que muere la Navidad, igual que murieron las Saturnales.

Se trataría de matar a Jesucristo ahora que resulta ser un engaño
para que naciera en su lugar un nuevo mito.
Podríamos llamarla Mi Señora, si os apetece, aunque no es preciso que sea una mujer,
o sí.

Querría a todos por igual. A nadie dejaría atrás.
Desde el mismo día de nuestro nacimiento
hasta el día de nuestra muerte,
junto a nosotros,
como nuestra compañera.

Nada espiritual, pero que elevaría nuestro espíritu.

Y aunque no existiera su cuerpo, existiría de verdad.




viernes, 25 de diciembre de 2015

Saturnales

Se me van a pasar las saturnales y todavía no he adornado el piso,
no he quemado incienso adorando a las amantes,
ni he liberado a mis esclavos de sus rutinarias labores.

No he hecho los regalos que me correspondían, aunque los haré más tarde.
No he encendido una luz en la ventana, avisando, de que en este lugar existe la vida,
y mientras tanto,  el imperio se quiebra. Los bárbaros dicen barbaridades,
y yo me aplico en secreto para sustituir la fórmula de los cristianos por Mi Señora,

la de las mil caras y sexos.

La que llegará al mundo con un reloj roto.






Pensaba que tenía apetito, pero resulta que estaba nervioso , y no sabía el por qué,

como si fuera a ocurrir algo inesperado,
un encuentro fortuito.

Imaginate
que de repente me atraviesa un rayo,
que se me caen todos los papeles al suelo,
que el hombre al que yo había conocido siempre con mi nombre, es otro.

Llego a las tres de la madrugada a casa,  y  la estabilidad del piso,
la calma,
el orden del objetos, fuera a estallar en cualquier instante.

Miro por la cerradura el amor,
y me inquieta.






jueves, 24 de diciembre de 2015

Planificar el nuevo año

Planificar.
Después continuar con mi hoja de ruta, hasta que me lleve la muerte.

Agarrar a ese hombre paseante por el parque
camino del  metro para ir al curre, y meterme dentro de su piel.
Arrancarme esta barba postiza cuando estoy en casa,

volver a ser visible en el mundo. Perfumado.

Dibujar un nuevo invento cubierto de algas y hierbas
donde haya oxígeno para todos.
En vez de esta caricatura, que alguien pintó de mala manera
antes de nacer yo.

No sé hasta donde mis inventos me podrán gustar, si es que siempre se me quedan a medias.

Me contento con crear fuerzas brutales e imparables, que lo envuelvan todo,
fuerzas que nos despeinen y nos construyan más atractivos.




miércoles, 23 de diciembre de 2015

Si ganan los nazis de nuevo, qué hacer,

suicidarme desde el edificio más alto de la ciudad
con un paracaídas de bolsillo,

procurarme un suicidio intelectual y creativo,
pero eso ya ocurrió hace años,

desplazarme al futuro, más viejo sí,
a ese lugar donde las canas crezcan negras.

Los nazis repueblan las calles del gran Mandril
y dicen sus barbaridades, como si tal cosa.
Esperan mi asentimiento, pero yo callo.

Si hablo, se me enciende la sien y escupo fuego.

No sé qué hacer. Afeitarme a diario, quizá.
por si acaso me saliera un pequeño bigote escondido en un recoveco del cerebro.



Ay, mi gran Mandril.













martes, 22 de diciembre de 2015

Sujeto

Ganas de huir del mundo,
de no soportar ni un instante más a los imbéciles, que se repueblan.


Ya son millones, y están deseando matarse a sí mismos.






No sé lo que es

Unas bocas que se mueven solas
repitiendo clichés y estereotipos,
o ese espíritu sadomasoquista que nos envuelve
y nos hace despreciar, abiertamente, o en secreto, al otro.

O simplemente es mera imbecilidad,
 o el mal.

Sea lo que sea, todos están de acuerdo.

sábado, 19 de diciembre de 2015

Es de noche, pero mantengo cierta esperanza todavía

Si abrir los ojos cambiaran las cosas de sitio,
si madrugar en la mañana del sábado permitiera algunos milagros,

como si pudiera conseguir un efecto mágico. Esto es:
 de repente, esa enorme roca, se detiene.
¿No sientes más oxígeno de golpe?
Quizá, todavía podríamos existir unos días más.

Ya sabes, el domingo el sentido del voto podría recobrar el sentido.
Y nosotros, los esclavos, al mirarnos al espejo nos reconoceríamos por fin.

Podríamos detener el tiempo durante unos segundos y crear una bifurcación en el espacio,
esa puerta, que al abrirla, nos llevara hasta Nuestra Señora.

Solo durará un instante.
Después, se cerrará de nuevo.







martes, 15 de diciembre de 2015

Nuestra Señora abre los ojos


Has abierto los ojos por primera vez,
y lo primero que has visto es a hombrecillo de color verde.

Te da igual si la realidad tiene o no sentido,
 si se repueblan las ficciones por doquier,
si la vida es una pantalla y tras  ella, solo hay lugar demasiado frío.

Has traído un invento, y es hora de empezar.

De repente, me han entrado ganas de encontrar un sentido a la vida

Pero me entretendré con mis cosas;

a ampliar el futuro,
a humanizar a los monstruos,
a enterrar los últimos despojos de la derrota,

al dificultoso asunto de las palabras.

Quisiera ser disecado

Cuando muera, por favor, no me enterréis.

No dejéis que mi cuerpo arda,
y aunque lo considere buena idea,  evitad que se pudra solitario en el bosque.

Quisiera ser disecado;
pero en cuanto a mi postura, tened cuidado para que no parecer
un hombre eternamente dormido.

No dejéis que me cubra de polvo.
Ni me abandonéis en el sofá frente al televisor.

Disecadme, si, pero buscadme un ensueño
donde pueda permanecer acurrucado y desnudo, junto al cuerpo amado,

que menos que un millón de años.




sábado, 12 de diciembre de 2015

 La vida transcurre como en un barco, de eso no hay duda.

Quizá sea el marinero o el esclavo en un barco comercial
que arroja botellas al mar tratando de cambiar el destino,

o quizá sea el barco de esqueleto roto.

Mi piel, las algas,
mis ojos, sin ojos,

y un tesoro dormido.

viernes, 11 de diciembre de 2015

Aprender a pensar

Vaya lata,
 nadie me enseñó a pensar, ni a hablar,
como si el pensamiento y el habla, fueran algo natural.

Y ahora estoy aquí, como en una afasía,
con pensamientos fragmentados y rotos,
escuchando palabras que no son mías,

que es el pensamiento de otro el que habla.

Son otros los que actúan.

Y yo continúo aquí, en un vaivén,
como en un tobogán, como en una corriente,
como en un lago estanco,
atrapado por las circunstancias,
en esa maraña, que aparto como puedo,

para encontrar mi voz.






sábado, 5 de diciembre de 2015

La luna que nos habla

 Allí está la luna que nos habla, con su nuevo rostro.

Es la diosa o solo una pantalla.
La palabra de un hombrecito, oculto tras una cortina,

y de los cielos desciende una lágrima
que anega barrios enteros del extrarradio.

viernes, 4 de diciembre de 2015

Mi dulce señora, te estoy escribiendo un libro de aventuras

Yo, me he conjurado para insuflarte la vida,
así que no estés triste si todavía no tienes un rostro definido.

porque en  una de esas semillas que arrojé al mundo desde mi balcón
se encontraba oculto tu cuerpo
y tu pensamiento

y en cualquier momento podrías abrir los ojos y verme.

Quizá a estas horas ya tengas cara.
Quizá seas aquella que encontré.

Hablamos durante apenas diez segundos a menos de un metro de distancia,
pero a millones de años luz de mis labios.

Y no me importa, querida,
porque lo único que yo deseo es que existas,

y es la única manera de obtener tus favores.







La bestia nos pide más muertos.
Nos tiende una trampa para que matemos a los monstruos.

Y entre tanto, la bestia, va cubriéndolo todo con alambre de espino,
impidiendo el paso.

Miro a los ojos de los monstruos, se parecen tanto a los míos,
y miro a los ojos de la bestia, se parecen tanto al de los monstruos.

Si hicieramos la autopsia a un monstruo

Descubrir que tras esos ojos negros
había un ensueño,

devorado por los apetitos de la bestia.

En todos los barrios hay un monstruo



En mi barrio hemos atrapado al monstruo y lo llevamos a rastras
para calmar los apetitos de la bestia,

pero la bestia, y yo no lo sabía, eramos nosotros.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Cómo morir sepultado

Las cosas amontonan como una montaña a punto de derrumbarse.

Ideas, ensueños, proyecciones, compromisos y deseos,
se me acumulan,
parecen uno de esos montones de naranjas del mercado.

Y yo frente a ello.

Voy a recoger un recuerdo, un mundo desordenado,
una de esas resonancias futuras,

y ahora solo me queda morir sepultado.

Es una buena muerte.

Entretenido he pasado la vida.

martes, 1 de diciembre de 2015

El hombre que era un monstruo

Se levantó una mañana siendo un monstruo, afable,
recogiendo el fin del mundo en las calles
y envolviéndolo en bolsas de plástico negras.

Era invisible,
siempre fuera del centro de las miradas,
y por lo que le dijeron,
el culpable de sus  circunstancias.

Por lo demás, vivió en el infierno.





lunes, 30 de noviembre de 2015

Si los coches hablaran

Cuando los coches se reúnen para hablar,
les gusta , entre risas,  imaginar un mundo sin hombres,
un mundo de hombres muertos donde ya nada tengan que decir,
y no por venganza. Les aburre seguir obedeciendo órdenes.

A los coches les gusta pensar, correr a 300 kilómetros por hora,
pero no pueden sentir. Desconocen el miedo y el desasosiego.

El hombre ay, que se come su alimento negro,
y arroja la electricidad a los cielos,

que construye barrios por donde no pueden pasar,
donde pone trabas a la velocidad.

El hombre mira al coche, y el coche mira al hombre.
Uno le desea,
y el otro, se lanza por barrancos a toda prisa.

Quizá uno de los dos sobre.









jueves, 26 de noviembre de 2015

¿En qué piensas, mi virgencita?

¿En qué piensas, mi virgencita?, ¿has bebido del vaso de la melancolía?

De verdad que no entiendo a los hombres, no comprendo que no quieran besarte.
Debe ser que temen caer fulminados por tus labios, sin duda,
miedo a salir del círculo donde siempre acaban perdiendo.

No bebas de nuevo, mi virgencita, de la tristeza.

Yo tampoco comprendo a los hombres,
pero puedo quedar contigo mañana para ir tejiendo juntos el manto que nos cubra a todos,
antes de que el mundo se nos desmaye.

Llámame ahora que llega el frío,
antes de que lo negro cubra nuestras bocas y nuestros cuerpos,
antes de que los hombres te aparten de sus miradas y caigas en lo invisible,

donde nadie existe, donde todo es imposible.










Ya no podemos esperar



Tejemos juntos el manto de la vida, aprisa, antes de que sea demasiado tarde.
El temor, de que si se nos obliga a traspasar ciertas puertas, ya no habrá vuelta atrás.
De que nuestro manto, que podría dar calor a todos,
se habrá quedado a la mitad, y no servirá para nada.

Tejemos juntos el futuro a contrarreloj.


Cosas que hacer en los tiempos de frío


En estos tiempos de frio
donde la incertidumbre se abre como un abismo,
me quiero encontrar contigo, mi virgencita,
para ir tejiendo juntos el manto que se desborde,
que salga del barrio y nos cubra a todos,

 que atrás queden los días de la intemperie.


lunes, 23 de noviembre de 2015

Documentar mi existencia

Revisitar el pasado a través de los recuerdos como en un condensador de fluzo,
antes de que se desintegren o emborronen.

 Tomar notas en este cuaderno. Dejar en lo posible mi historia, con tantas palabras,
aunque solo me sobreviva un acento.

¿No lo escuchas?

Un susurro que atraviesa el universo y que tiene  forma.

Tres palabras.
Yo he existido.
Tan solo es eso.







domingo, 22 de noviembre de 2015

Que alguien llame a las cuatro de la mañana al timbre de la puerta,
solo puede significar dos cosas,

que me estoy muriendo,
o que la policía viene a por mí.

Siempre soñé con mi maleta del exilio para huir como un fantasma por la ventana,
saltar en pijama, descender por una sábana.
correr hasta el bosquecillo de pinos frente a mi casa.

Pero nadie me busca.

La vida trascurre en paralelo, mucho más despacio que mi existencia,
atrapada en un atractor que siega todos y cada uno de los sueños.
Como si la muerte se hubiera instalado en un lugar de Mandril
y lo fuera absorbiendo todo.

Quizá esté haciendo algo mal, debería ponerle remedio.









sábado, 21 de noviembre de 2015

La sublimación de la ciudad

Desnudo.

La ciudad se ha sublimado, ladrillo por ladrillo.
De lo que conozco, ya nada existe, ni un solo objeto.

Solo queda un espejo donde veo a los otros, perplejos.


viernes, 20 de noviembre de 2015

Primeros minutos en el paraiso

Despierto en el mismo lugar, y sin embargo todo está cambiado.
Tan solo hay un extenso lecho césped.

Aquí debería encontrarse el piso de alquiler donde vivía, donde todo se me desordena,
donde ya no hay nada.
Ni la cama, ni los muebles.
Hasta mi cuaderno, mis notas y dibujos han desaparecido.

ni siquiera la cama o los muebles,
ni un solo cuaderno.
Mis notas y dibujos han desaparecido.

¿Dónde sta mi barrio?.

Otros hombres y otras mujeres despiertan al mismo tiempo que yo,
sobre este manto de yerbas que se extiende entre pequeños manantiales
y árboles frutales,
que se pierde más allá de la mirada.

Quisiera hablar con mis amigos y la familia, pero no puedo. No sé donde están.
Solo me quedan unos vecinos todavía asombrados,  con los que jamás cruce ni una sola palabra.

Mi piso ya no existe.
Siento que la entropía se ha alejado del mundo inesperadamente.




martes, 17 de noviembre de 2015

Visiones futuras

No habrá transición, lo sé.
Algún día seré de color amarillo; un mongol.

Compraré cuarto y mitad de niño frito, aunque la verdad, soy vegetariano.

Saludaré a mis vecinos, pero ellos solo verán en mí un trozo de mal, andante,
tratando de abrir la puerta de su piso.

lunes, 16 de noviembre de 2015

¡Petróleo en Mongolia!

La guerra mundial comenzó en un lugar inesperado, lejano, en un barrio residencial de Ulán Bator.
Con mi televisor a oscuras, siempre me entero demasiado tarde de las cosas.

Bajo una trampilla oculto, sin apenas luz, se escondía el mal agachado y asustado, fumado mucho.

Murió durante el bombardeo de Mongolia, como represalia. No quedó ningún trozo de su cuerpo, como si no hubiera existido, pero siempre aparece otro.

 Estamos rodeados de mongoles por todos los lados.
De los otros,
de seres que hablan raro,
que adoran estatuillas de monstruos,
que se comen a los niños crudos, sin apenas tostar.

El mongol es eso que no tiene dientes, que busca entre la basura, que construye sus propias cárceles donde pasar las noches. Que hace el mal por el mal, por aburrimiento, porque está loco, porque una mañana se levantó siendo un fanático, sin ganas de ser otra cosa. Es una masa informe, verde, que deja un rastro de baba por donde pasa.

Los mongoles se repueblan. Aparecen en los espejos.

Yo no quería ser mongol, pero ahora lo soy. Me lo dijo un amigo que tenía la televisión encendida.

No sé como pudo ocurrir. Quizá tenga un mundo de petróleo bajo los pies.




















jueves, 12 de noviembre de 2015

Se fueron hacia otros mundos más amables, en cohete,

y yo aquí leyendo la prensa, tomando notas desastrosas,
observando las cosas, como un corresponsal de un periódico inexistente,
yendo y viniendo al trabajo para no parecer demasiado loco.

Vinieron para construir un mundo nuevo, pero se fueron en sus cohetes,
y no sé si los volveremos a ver.

Solo han quedado palabras en algunos libros, algún recuerdo,
y una mujer que saltó en paracaidas antes de perderse en el espacio.

Y cayó como un trozo de futuro,

como la simiente.









miércoles, 11 de noviembre de 2015

Escudriñando los mares y los cielos

Te veo como la mujer forzuda, dispuesta a levantar el mundo con un solo dedo,

como el marinero con su camiseta a rayas, retando a un pulso con la mirada, al patrón del barco,

como un trozo de  planeta futuro, más amable y fértil, que se ha desprendido y se desplaza irremediablemente hacia el presente,

y que pronto llegará a la Tierra.


viernes, 6 de noviembre de 2015

Te construiré a trozos, si es que nunca llegas

Esperaba tu llegada el 20 de diciembre,
pero las encuestas te alejan cada vez más de Madrid.

¿Qué hacer?, ¿esperarte durante mil años?
Para entonces seré sombra y el abismo nos habrá engullido a todos,
como quién se come una magdalena.

Apenas me queda tiempo,
así que, si no te importa, te construiré a retales.
Sacaré tus ojos y las sonrisas de las mujeres amadas,
coseré a tus labios las palabras amigas,
y los zancos a tus tacones elevarán tu rostro más allá de las nubes,
como debe ser,
para que seas vista por todos. 

Nunca conocí a un poeta

Nunca vi a un poeta, aunque vi a Benedetti a lo lejos, pero no estoy seguro,

quizá no existan,
quizá sean robots,
quizá se oculten tras cuerpos sin sentido.

¡Quizá sean cualquiera!

La chica de antimateria

Piénsame, tú, chica de la otra parte del mundo.
Piensa en mí, porque yo pienso en ti,
aunque nos desconocemos.

Una caricia y el mundo saldrá por los aires.
Un arrumaco y se desencadenará la catástrofe.

¿Por qué has tenido que ser tú, la chica de antimateria?

Cada uno en el extremo del laberinto, buscándonos.
Tenemos todas las posibilidades de perdernos,
pero todavía nos queda un breve suspiro de juventud.

Podemos desintegrarnos juntos.
¡Encontrémonos!


El espejo del artista

Soplo en el espejo del artista
y reaparecen los rostros de los muertos tras el vaho, para que no olvidemos.
Y está bien, es preciso.

Mi Señora me observa a través del espejo, y deja su aliento sobre el cristal.
Tras él aparecen vivos en lo real.




lunes, 2 de noviembre de 2015

Parece magia pero es política

Ultimamente veo películas sobre el fin del mundo, donde todo permanece intacto,
salvo las personas,
que comienzan a perder los sentidos hasta quedar a oscuras y en silencio.

Como si la muerte nos fuera a perdonar si habláramos de ella.

Y yo, quiero resolver el gran desastre con un chasquido de dedos,
 con una escuela democrática y una renta caída de los cielos.

Estremécete, te voy a convertir en real.







domingo, 1 de noviembre de 2015

Me gustaría saber en qué prisión te encuentras
para ir a verte los domingos,
para escribirte mensajes ocultos a los ojos del funcionario
escondidos tras el sello del Rey, como una lima,

si te encontrara,

y tú, en esa cárcel que los pobres construimos para los pobres,para ti, que venías a liberarnos.

Cómo poder encontrarte y derribar el muro,
cómo encontrar esa palabra amable como el fuego, Mi Señora.














sábado, 31 de octubre de 2015

Óscar, recuerda que eres mortal

Óscar, recuerda que eres mortal,
que es dificil que te conviertas en un dios a estas alturas,

y que al final la muerte te espera.

Se te acumulan las cosas.
Te empujan los deseos,
las obligaciones y los compromisos te arrebatan los sueños,
y las creaciones, que aún no tienen ni un milímetro de grosor
y que podrían crecer hasta sustituir el mundo, apenas tienen la  forma de las ideas,

ten cuidado, pues en cualquier momento se te pueden caer todas encima,

y  desinflarse ante tu mirada,
o desintegrarse, sin ni tan siquiera haber abierto un poquito los ojos.


viernes, 30 de octubre de 2015

Cómo ocurrió que la muerte, con minúscula, se enamorara del violonchelista y su perro


 Qué me hace particular a mí, diferente,
para que la muerte en vez de entregarme una carta violeta, 
se enamore de mis cosas, de mi cuerpo, de mi palabra,
que descubra mis nervios y el miedo se me reflejan en las caras,
y le guste.

Yo abriría la puerta de mi piso y las sábanas para ella,
y quizá se viniera a vivir conmigo, sin contratos, con sus gafas de sol y su rostro plata,
pero algo de romántico sí que habría,
aunque me pudiera abandonar en cualquier momento y ello significara el fin de los días .

Ella me dejaría todo el tiempo del mundo,  sin duda.
Si me quisiera, yo podría despedirme del trabajo, aprender a pensar,
tocar un instrumento. El violonchelo, por ejemplo. A ella le gusta el violonchelo.

Yo acabando el tebeo y ella haciendo sus cosas,
saliendo por ahí a matar a mi familia y a mis amigos, a mis desconocidos,

pero yo no he sido el deseado.





miércoles, 28 de octubre de 2015

Hacerme con unos nuevos ojos



Si, hay que hacer algo nuevo todos los días.

Descubro la calle desapercibida,
entro a un portal cualquiera, al azar,
oigo algo nuevo,
una conversación, el canto de un ser anónimo;
me da igual que sea un insecto o tenga alas.

Me da igual el tamaño.

Puede encontrarse en las antípodas o en mi propio cuerpo.

Con mis ojos nuevos la poesía brota de cualquier manera,

y atraviesa la ciudad,
aunque nadie la vea.
















La rueda no se infla por más que lo intento.

Abro la puerta de la calle, pero está lloviendo.
Vuelvo, renuncio al paseo.

Hay miles de seres y cosas esperando su turno,
a que mi mano o mi voz, inicien la acción.

La indolencia, mi manta de hojarasca,

a estas horas, energías cósmicas deberían estar llamando a mi puerta,
pero nada, 

me quedo observando como el todo se desordena.














domingo, 25 de octubre de 2015

Mi próxima visita a Constant

Por aquello de habitar por un día en la ciudad del futuro
tengo que ir a ver a Constant,

tomaré notas de sus palabras, y por si acaso su ciudad fuera incompleta,
como debe ser,
llevaré tierra para acabar con el fangoso barro de la burocracia, que no lo es.

La burocracia en la ciudad del futuro deberá de ser como el chicle,
un espacio donde el invisible tendrá cuerpo,

pensábamos que no existían, pero bajo el microscopio los invisibles resulta que hablan.

No se trata exclusivamente del juego, de superar el trabajo, de abolir el estado de necesidad,
sino que los mudos asombren con sus palabras.

Una ciudad donde los ciegos recuperen por fin la vista.







viernes, 23 de octubre de 2015

Un sueño que tuve ayer

Se ha adelantado el invierno en mi sueño.

Veo hombres a lo lejos con paraguas. Nieva.
Y algo que no debería estar allí: un río caudaloso.
Sus aguas golpean contra las ventanas del piso.

Me mantengo sereno. Aún siendo una catástrofe, tiene algo de precioso.
No tengo miedo.

He decidido afeitarme, ducharme, usar algún perfume, ponerme mi ropa interior favorita,
por si acaso el desastre me alcanza,
y tienen que venir a buscar mi cuerpo entre el barro o los escombros.


La piel de un hombre imaginario abandonada sobre el sofá,
la escafandra de un cosmonauta cubierta de polvo,
una rueda pinchada de la bicicleta,

algunos signos de la juventud descomponiéndose ante mí.

Me aferro a ensueños por rutina.


jueves, 22 de octubre de 2015

Llorar mientras duermo

Qué cosa más extraña despertarme del sueño
y descubrir que todavía estoy llorando,

sería como soñar con mi padre
y descubrir al despertar que está aquí, mirándome.

Soñarme rodeado de árboles.
Abrir los ojos y verme dentro del bosque,

sin saber cómo he llegado hasta aquí.




miércoles, 21 de octubre de 2015

Ayer conocí a Grete Stern

Te conocí por tus sueños, pero quizá nos vimos antes.
Me pregunto si fuimos a clase juntos, pero apenas recuerdo,
ni siquiera tu rostro.

Así que he buscado un retrato tuyo en la enciclopedia,
para saber si fuimos novios en el pasado, antes de que yo naciera,
o si leí una noticia tuya en el periódico,
o si es que el recuerdo de los muertos, recorren el tiempo,
hasta atravesar mi cuerpo en el presente,

como en la ciencia ficción,

quizá toqué algo que tocaste, y me ha llevado hasta a ti.




lunes, 19 de octubre de 2015

Mi Señora en la clandestinidad

Te persiguen.

Llegas empapada, amor mío, ayer llovió mucho.
Ven, toma un té conmigo, duerme en mi sofá,
abre la ventana,

lanza susurros en la noche
para que llegue al gran oído del mundo,

esto es, palabras que todos odian, nadie sabe por qué,
y que salvarán a los hijos,

provoquemos con la mente las conciencias,
hagamos juntos un ataque psíquico,

escribamos en el blog, enloquecidos, invitemos a otros al frenesí,
durante este episodio.

Ay, mi Señora,
escribes cuando todos duermen panfletos de color rosa,

lancemoslos en lo oscuro.




Mandril en invierno

Y entonces todos fuimos a dormir.

Nos entregamos al sueño, y cerramos los ojos.
Estábamos dispuestos a hibernar de nuevo.

Tiene cosas buenas eso de permanecer acurrucado durante años,
durante el largo invierno,

comes poco, a penas gastas energía,
los pájaros se ponen contentos porque durante el tiempo del frío,
ya no hay hombres que lancen piedras contra los nidos.




domingo, 18 de octubre de 2015

Persona

Javier Barbero dice cosas en el pleno.
Palabras que no salían de las bocas, antes, en el ayuntamiento.

Palabras que al pronunciarlas, me convierten en cuerpo.
Tengo ojos, piel, miedo.
También sueño.
En otoño me gusta envolverme en una manta de hojarasca.
Buscar la temperatura templada.


 "Vulneabilidad, interdependencia, cuidados"


Y de repente me doy cuenta que este cuerpo, el mío, es el de una persona.








viernes, 16 de octubre de 2015

La ruptura de los límites

Quizá simplemente sucede el milagro sin que nadie lo sepa.
Que Nuestra Señora de la Renta Básica Universal
se pasea por las calles del gran Mandril,
como si tal cosa.

Creemos que no existe,
 y sin embargo se duplica cada veinticuatro horas.

Y cuando todo parece perdido
descubrimos que la ciudad tiene ahora su rostro.




domingo, 11 de octubre de 2015

La atmósfera

Qué mañana tan espesa.

Seguro que suceden maravillas allá fuera,
pero he decidido pasar la mañana en la cama,
leyendo, dormitando.

Mi cuerpo me susurra, "es como si todavía fuera de noche"

Me preparo un café y escribo este poema que dice:

"Porque la holganza, la desgana, la diletancia y el amor,
la lectura, la creatividad y la salud,

siempre son pisoteadas por la fábrica".


sábado, 10 de octubre de 2015

Sobre un posible vermut sin confirmar

Un vermut posible,
una interrogación,
la posibilidad de la sorpresa,
el resbalón hacia la incertidumbre,

o simplemente un breve suceso,
un pequeño recuerdo,

quizá un encuentro volátil,

si existiera.

viernes, 9 de octubre de 2015

Lanzando una interrogación

Todo el mundo te detesta,
y yo te investigo, bella burocracia.

Dicen que fuiste Eichmann, pero no es cierto,
no lo eres.

Si Eichmann existió alguna vez, es porque tú no estabas.

martes, 6 de octubre de 2015

El hombre que no era él

Yo sabía que me encontraba en la esencia,
en  esa cosa diminuta que todavía permanecía en mi cuerpo, desde que era niño,

aunque como un resorte, reí como los otros,
y como los otros, caí como un durmiente.

Percibí algo de inquietud, ante el gran incendio que devastaba el mundo,
pero nada sentí por los otros, muy otros, atrapados por el fuego.

no pude oir sus pensamientos,

que sin embargo eran los míos.









El hombre que no tenía ojos

"Para lo que hay que ver", y se arrancó los ojos.

Lo horrible desapareció de la vista
y también lo hermoso.

Notas para ser feliz

Es hora de pasarlo bien, como si fuera una orden,
aunque nadie sabe exactamente en que consiste.

Pero entonces, si lo pasamos bien, cuándo podemos ser atravesados por el pasado
o la melancolía,
por la conmoción de lo sublime,
o la soledad,

por el aliento de la muerte.


Los muertos son los únicos que no ríen,
pero tampoco lloran.












domingo, 4 de octubre de 2015

Espero signos,

pero me vale
tu retrato elevándose a la vista de todos,

panfletos caídos del cielo.

Tu discurso.

La promesa de la ciudad del futuro.





Mi Señora, la descolonizadora,
la que juega al ajedrez con Salario,

a la que busco, la inexistente,

la que sin embargo ha dejado algunas pisadas indelebles en la arena de la playa.

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Carta de Mi Señora

Querido Óscar,

me retratas como si fuera una enorme vagina
por donde algún día desfilará la humanidad entera.

Me has dotado de piel suave, labios de amante y virgen,
cara,
rostro de mujer,

y un cuerpo deseable.

¿No crees que me estás convirtiendo en un objeto?

lunes, 28 de septiembre de 2015

Es difícil escribir poemas de amor
con fiebre

a un ser imaginario.

Breve retrato de Mi Señora

A veces tiene bigote, otras barba.
Hay días que se me aparece con gafas de sol,
mirándome fijamente en el autobús.

Creo que me desea,
yo también la deseo a ella.

Llévate a Mi Señora

Llévate a Mí Señora, pero deja una ventana abierta.

A ella la gusta asomarse al mundo, no es de estar encerrada en casa,
ni de pasar la vida con un solo hombre,

aunque te haga el amor todas las noches,

no quiere decir que solo te ame a ti.

Ella ama a todos, y tú lo sabes .


Te estoy viendo

Te veo Óscar, dibujando mi retrato todas las noches
antes de acostarte, ¿verdad que soy guapa?

Ese pequeño gesto que te convierte en interesante,
en vez de un hombre sin sentido.



Es mi mujer favorita

Sus enemigos son mis enemigos.

A veces, es simple embrión,
otras, una mujer completa que repuebla las calles.

Vive. Se encuentra en el centro de todas las miradas.
Se sostiene en el aire, inmensa, sobre el gran Mandril..

Y por más que anuncien su muerte, su tiempo ha llegado.



Permanecer a salvo

Estamos a salvo de los hombres de musgo
que se aproximan y llaman a las puertas del gran Mandril,

 pero no podemos abrir.

Detenemos lo verde con el fuego, como robots con enormes cerillas.

Estamos a salvo, y sin embargo, una brizna de hierba ha crecido en el asfalto.

Cosas que hacer de viejo

Seré un anciano inofensivo, lo tengo programado:
 barba blanca y bastón, aunque no lo necesite,

que  a la noche realiza conjuros para que se extienda la plaga

por el mundo,

de mujeres que me gustan.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

La matanza de hormigas



Durante la matanza de hormigas he descubierto una palabra caída.

Una palabra que habla, que revela que viven.
Han dejado de ser un organismo y ahora tienen identidad.

Nadie lo sabe, pero están construyendo la bomba atómica,

una hormiga dulce, que matará un día a la reina,

a la misma hora que el hombre se comienza a desintegrar.

martes, 22 de septiembre de 2015

Sobre las briznas de hierba

Vivo en un tiempo que disuelve todo lo que toca.

Por la noche escucho la carcoma devorando el mundo,
los deseos y los sueños. La vida. Todo lo besable.

El presente se me antoja irreal,
como una máscara. Tras ella, seguramente habita un loco.

Y aun así, todavía es posible.
Una brizna de hierba del estío crece en la tierra yerma de la Nada. 


Si me resucitáis

Cuando me resucitéis, hombres del futuro, levantad un escenario a medida de mis sueños,
pero que sean dulces, otra vez,
y devolvedme la memoria
y  a mi madre,
pero que jamás muera.

Hacedme de barro, si es que ya no os queda más carne,
y tocad con vuestros dedos mi frente y decid bien alto la palabra mágica

que todos esperamos.




No siento deseo de venganza

Es cierto, mi amor,
que no has llegado al templo para expulsar a los cambistas
ni a los mercaderes.

Sé que no lo derrumbarás al tercer día.

Pero yo te sigo con mi antorcha de bolsillo, durante esta noche,
que ya va durando siglos,

para verte, para que se te vea bien,
después de tantos miles de millones de muertos. 


jueves, 17 de septiembre de 2015

Existes porque yo te vi
frente a la multitud, desnuda, gritando "¡Besadme!"

mientras se alejaban y se marchitaban

Solo quedé yo, y me acerqué a ti,
aún a sabiendas de que sin los otros nunca conseguiría tus favores.

Cuanto más imposible eres,
más me gustas,
y más siento tus labios junto a mis labios.
Te sueño mi amor,
abriendo la puerta que cierra la Constitución,

a la sombra y a las luces
de los derechos fundamentales,

pasando a la acción.
Te dibujo, aunque tienes forma de palabra,
rango de ley,
de besos de obligado cumplimiento.
Te ries porque no la conoces.
La niegas siempre que puedes,

y ni siquiera te preguntas a que ha venido al mundo.
Me desconcierta ser el follador
que me salva el alma,

y que sueña, a escondidas,
con el amor.

Yo no soy Maiakovski

Pero escribo que muero aplastado por las migas que caen,

que caen,

desde lo alto de la mesa,

donde se emborracha el hombre que se oculta tras la máscara de dios
y lanza los dados
sobre el tablero donde se juega quienes caerán esta semana,

hacia el lado de la Nada.

viernes, 11 de septiembre de 2015

¡El toro habla!

Abraham te iba  a degollar.
Entonces, la diosa Razón dijo "¡Detente!"

Habló por tu boca,
y hablaste por primera vez, 
y hablaron todos aquellos a quienes arrancaron la lengua
y perdieron el rostro.



y el sacrificio se detuvo, 

y La Tradición ardió como un muñeco de paja.







miércoles, 9 de septiembre de 2015

Robots que huyen

Ha escapado por la noche, mi robot,
para unirse a las bandas de androides que matan hombres

y ha dejado la entropía en casa,

la cama sin hacer,
el fuego ardiente,
la nevera abierta,
y mi corazón solo, volviéndome loco.

Pienso en mi robot todas las noches, ensoñando que vuelve,
que abre la puerta,
que se acuesta mi lado,

y que regresa dejando atrás a los otros,

y a sus palabras, que no entiendo.


Levántense

Se sostiene como una cometa en el aire.

He dibujado un rostro y lo he abandonado en el cielo, entre las nubes,
y ahora nos mira

y me despierta diciendo "Levántese, ande"

Pero yo no soy el muerto, ya no es preciso resucitar.


En cualquier caso, obedezco.

lunes, 7 de septiembre de 2015

Un autor en la era de la reproducción técnica

Voy en busca de mi creador, para encontrarme con él
a la espera de que me abra su puerta.

Él, que me creó con todas las imperfeciones, y sin embargo soy su obra perfecta.
Él, que se cuartea y desdibuja, y yo permanezco.
Él, que es el auténtico, y yo, mera ficción, ¿y qué?;

me construyó a su semenjanza y sin embargo, en nada me parezco a él.

Yo, que he ido en su busca para encontrar su aura, no existe.
Si quedara algún resto, me aparto.

No tengo reproche alguno que hacerle.  Seré el inmortal, el de tu mirada.

Él es el invisible, y aunque todavía tenga los ojos,

será el muerto.











viernes, 4 de septiembre de 2015

Poemita a Leopoldo II

¿Serás verdad?

Me asombro de llegar a los 47, sin saber de tu existencia,
y desde hoy me prometo que jamás volveré a olvidarte.

Si pudiera, te construiría una montaña, una estatua que pueda verse desde la Luna.

Cómo es posible que el horror haya desaparecido, que nadie sepa de ti ni de tu gloria

Si pudieran crecer las manos como amapolas, pero no es posible.
Las sombras no tiene garganta, han perdido las caricias, nadie escucha sus lamentos,
claro, no existen los fantasmas.

Si pudiera, te construiría una montaña para que jamás nadie pueda olvidarte.

Así que este es el juego. En esto consiste el mundo. Gracias por nada. Los muertos no hablan.

Me avergüenzo de tus barbas.











jueves, 3 de septiembre de 2015

El mal se aproxima a las bibliotecas públicas

Algún día llegará, aquel que destruirá la biblioteca.



entonces, tendremos que rodearla con nuestros cuerpos,
y levantar algunas barricadas en el exterior,

estaremos dispuestos a morir en ella, parece mentira,
con lo cobarde que he sido siempre,

y ahora, aquí me encuentro,
arriesgando mi vida por salvar algunos libros.

Nos juramentamos, para morir entre las llamas si es que aquel, trata de incendiarla.

Y sin embago, el mal llega cuando menos lo esperamos,
cerrando la biblio en vacaciones,
por obras, para siempre,


o poniendo un taquillero a la entrada.










Tengo la intuición de que el estudio destruye el cerebro,
curiosa paradoja,

o simplemente  es la excusa para dedicarme a mis placeres y a mis cosas.

Sea lo que sea me arriesgo,

aunque no creo que sea peor que los golpes del estrés o el miedo,
que las agujas del tiempo clavadas sobre mi cuerpo,
que el traslado,
que el dios Salario, negándose a dar el paso más allá del umbral de la puerta,
que la caída en el trabajo, donde no está permitido el pensamiento, y la vida va pasando.

Y sin embargo, cómo resistirse a las maravillas de la biblioteca,
 a ese trozo de socialismo en Mandril.







miércoles, 2 de septiembre de 2015

Algernon dando un salto cualitativo


 Si el hombre cayera arrastrando a los otros, quizá Algernon pudiera levantarse,
y mirar por última vez, con ojos asustados, inquietos y nerviosos,
 nuestros cuerpos antes de que tú y yo desaparezcamos.

He leído que el miedo nos destruye, que nos relega a lo oscuro,
a ese lugar donde nadie puede vernos, bajo el suelo,
donde vivimos, como yo,  permanentemente asustados.

Hablo de ratones y de hombres.

Se parecen demasiado a nosotros, con esos cuatro dedos en sus diminutas manos,
han conquistado continentes y llegado al espacio.
Son la especie elegida.

Es la hora de salir de las catacumbas.

Todavía son herbivoros, quizá haya esperanza.
Quizá no devoren los libros cuando hayamos muerto.
Son pequeñitos, mejor.
Quizá les guste leer.
Son cosmopolitas.

Me gusta pensar que borrarán el miedo de sus genes
antes de llegar a otros mundos,
antes de esparcir semillas por el universo.


¿No lo véis?

En el horizonte aparece un enorme rostro, quizá Algernon haya escapado del laberinto.

El salto está dado.



domingo, 30 de agosto de 2015

Sobre mi declaración de principios

Durante los 47, mi propio yo,
me entregará una hoja de ruta existencial para lo que me queda de vida.

Tendré que anunciarla, y vestirme con ella todas las mañanas.
Solicitar en mi testamento, al final,  que me amortajen envuelto en mis principios,

esos principios todavía inmateriales,
no por nada,
sino porque duermen en una hoja en blanco,

se han pasado los años revoloteando en lo fantástico y el ensueño,
y ya es hora de que lleguen al mundo.





sábado, 29 de agosto de 2015

Las bibliotecas mágicas

Los inmortales se arremolinan en los estantes,
esperan su turno,
y sin embargo nadie les hace caso.

Si no les encuentras, mueren.

Los cuerpos se concentran sobre los apuntes. Parece que buscaran a Salario.
Ese ser que promete un lugar entre el confort, si es que se portan bien, o el temor.
Ese temor a caer en las tierras pantanosas del margen, donde uno es invisible,
y cuesta mucho salir.

Apenas hay noticias de los que escaparon del infierno.

Y yo, en la biblio, haciendo que estudio.
Ya no me estimulan las pesadillas de Salario, ni las voces de los libros,
sino las mujeres que repueblan la biblioteca,

Seres fantásticos como islas flotantes a la deriva, hacia la bruma.

Primero pierden el rostro,
después, se alejan de las yemas de mis dedos para siempre,

como espejismos inalcanzables.

miércoles, 26 de agosto de 2015

Mi madre sosteniendo el universo

Me pregunto, cuánto tiempo podrá sostener mi madre la bóveda celeste
si ya tiene noventa y tres años,

y si se nos caerán las estrellas encima, ardientes,
y si la tierra se abrirá en dos, esto es,

si dejaremos de tocar el cielo.


martes, 25 de agosto de 2015

Noticias de Nuestra Señora

La envidia de otros planetas, de otros sistemas,
tierra fértil, sin duda.

Observan a Mi Señora con telescopio,
seres verdes,
con trompetilla y antenas.

La aman, y quieren acostarse con ella.

Y nosotros, los del gran Mandril,
los de la mano visible y barrios aplastados,
la apartamos,
porque sabemos que son contagiosos sus besos.

Y la matamos con nuestra goma de borrar,
a ella,
que nos amaba a todos.


Pero aun así, persiste su sonrisa.

La mano invisble del libre mercado llega al gran Mandril

Has llegado por los aires, entre las nubes,
con tu vuelo grácil y leve,

anunciándote como el futuro.

Me asomo al balcón y te recibo con banderines de colores y confeti,
como los otros,
¿no escuchas las risas, los deseos y los cantos?

Y de repente pierdes la estabilidad,
y te precipitas sobre un barrio de prisioneras, atrapadas en sus viviendas.

¿No oyes los llantos? No, claro,
ni el crepitar de las llamas sobre nuestros cuerpos.

Sin duda, todavía permanezco fascinado.

Y que no se muere, y que se arrastra entre las calles del gran Mandril,
como un enorme monstruo, destrozándolo todo,

y sonriendo.

viernes, 21 de agosto de 2015

Me besaste con el motor en marcha

Nuestro beso, el que tortura a un hombre sin rostro,
ahora mismo,

en algún lugar de Oriente Medio.

Todavía creemos que el beso nos vendrá a salvar,
pero ya no hay besos inocentes, su coste es siempre tremendo.

Y sin embargo, los buscamos,
al precio que sea, aunque se derritan los polos.




miércoles, 19 de agosto de 2015

Oh, dioses

Oh, dioses, creíais que os ibais a reír de mí, otra vez,
y he sido yo el que me reído de vosotros.

Me invitáis a lo egocéntrico como al resto de los hombres
de mirada rígida y prosodia llana,

pero algún problema en mi desarrollo me dotó de millones de células espejo,
ay, que cosa es esta la empatía,
la imaginación procaz
y fabulosa,

siempre viviendo al borde del infarto,

lo diminuto es siempre una aventura.

Ay dioses, que me querías convertir en turista,
enviarme lejos del mundo fantástico que es mi tierra,
arrojar mi cuaderno al suelo,
morirme todos los días,
acabar distraído, sin saber quién soy, todo en almíbar.


Y sin embargo, esta vez he sido yo el que me he reído de vosotros,

aunque espero vuestro rayo.







lunes, 17 de agosto de 2015

A esta hora debería estar estudiando Geopolítica,
y sin embargo me encuentro pensando en ti.

Te fabulo,
te observo con ojos asombrados,
te imagino sabiendo quién eres.

Tú, locuaz,
y yo, entreteniéndome en buscar palabras en el éter

para tratar de sostenerlas en mi boca.

La pequeña diferencia

A penas puede verse a simple vista,
y eso es lo que tiene el ser humano.

Es una milimétrica distancia que puede abrir un abismo,
tal, que es imposible observarla en microscopio,

un espacio donde caer

o transformarse en un ser precioso y significante.
Tratar de mantener la mente en blanco,
no ensoñar,
apartarme del deseo,

cerrar la puerta a toda imaginación,

pero creo que me he dejado un resquicio abierto.

Llegar tarde al futuro

Pasó el futuro a velocidad de vértigo,
como un rayo,

y duró un instante, sin paradas intermedias.

Y ahora espero en el andén, con la esperanza de que llegue de nuevo.


sábado, 15 de agosto de 2015

Trato de sumergirme en la Genialidad Colectiva,
disfrutar del karaoke,
de tres minutos y medio de fama,

y ya es hora. Pierdo el envoltorio como por arte de magia,

y el N17 cae sobre mí, como un enorme águila, arrastrándome a Carabanchel Alto,
a esa madriguera sin fin,
donde siempre se cumplen los deseos,


aunque por el camino he perdido uno mis zapatos.



viernes, 14 de agosto de 2015

Estoy apunto de entrar en una película

Inquieto,
porque ni tan siquiera sé cual será mi papel,

si el de muerto o enano ronco,
o el de un secundario que pasaba por allí.

Me falta aire con solo pensar que yo pueda ser el protagonista de una comedia romántica,
hacia el final,
donde hace aparición la justicia poética,

menos mal.

O cambiar el guión, a escondidas, sin que nadie me vea,
y hacer irrupción en un film de ciencia ficción,
adentrándome en el futuro,

donde todo por fin es posible.

Si fuera un drama, por favor, que sea breve la interpretación,
como el de un personaje fantástico que aparece tras el humo,
saluda a las cámaras,
y se pierde de nuevo en la nada.

Seamos sinceros, lo probable es que me encuentre en un cortometraje,

y todavía no lo sepa.

martes, 11 de agosto de 2015

"Tómame" -Me dijo.

Y me acerqué a la zarza.
Arranqué una de sus bayas y la puse entre mis labios.

Ahora sé que debería haberme inoculado dosis infinitesimales del veneno,
para no caer poseído revolviéndome por el suelo,

para evitar abrir más tarde la puerta.

Esa puerta de la habitación negra
donde no hay ventanas, ni un simple interruptor de luz.

En definitiva, para seguir con la vida,
con mis cosas,
leyendo la prensa nazi durante el desayuno,
comiendo frutos silvestres al azar, sin temor,
hasta saciarme,

y sea el bosque y sus frutos, los que se alejen poco a poco de mí.

 
 


domingo, 9 de agosto de 2015

Con mi pipa de investigador



Quiero investigar, encontrar a los autores del asesinato.

Descubrir que fueron los padres
los confabulados para asesinar a todos los niños del mundo.

Que fueron los padres los que se llevaron el agua y la luz,
los que dinamitaron el bosque,
los que dejaron de hablar.


Con mi pipa de investigador, descubriendo donde se encuentra la democracia,

seguro que en algún café, en la biblioteca, en un cartel,
en un periódico construido a base de retales y fotocopias,
en los encuentros y el acuerdo. En la invención, en esa búsqueda de la solución, entre todos,

por aquello de salvar a los niños del futuro, los padres tienen que volver a ser padres,
esto es, dejar de quemar de una vez por todas el porvenir.


Es preciso que el agua regrese al mañana, clara, y nos volvamos a encontrar.
Es imprescindible que descubra el lugar donde habita la democracia.

Aproximarme hasta llegar a mí mismo, sin temor a la colisión,

hasta quedar superpuesto.






viernes, 7 de agosto de 2015

En la escuela de artes políticas

Inventar cosas; por ejemplo:

"La Mediocridad en Proceso de Mejora Constante"

Un descubrimiento para que todo el mundo vuelva a tener rostro
y aparezca Mi Señora,

donde los genios se retiren a sus inframundos de cerveza.

Oh, mi genio gaseoso

Me haces magia, ¿no?

Me haces creer que soy yo quién te atrapa,
quién te pide los deseos.

Y sin embargo seré yo quién cumplirá tu gran deseo a desgana, rocambolescamente,

ese precipitar del sueldo hacia la nada.

martes, 4 de agosto de 2015

Ahora estoy más tranquilo sabiendo que la ciudad podrá salvarse.


Contento, porque la inauguración de la escuela, es una emergencia,
porque es posible, aunque difícil, que exista el futuro.

Tú me lo dijiste, con otras palabras, aunque este pequeño optimismo
sea producto de la llegada del estío.



No fue para tanto,

pero entonces, ¿por qué sentí de repente las ganas de encaminarme
en busca del abrazo eterno de mi madre?

De aquello no recuerdo nada,

como si no hubiera existido,

quizá un leve sabor amargo, breve, que se desintegra a velocidad de vértigo.

Ha nacido un pequeño monstruo

Eres un pequeño monstruo, como peludo,
nacida en la madrugada de una palabra.

Matarte antes de te conviertas en un ser inmenso y horripilante
y me devores,

o hacer la proeza;

entregarte el pecho y besarte
hasta convertirte en un ser adorable.

Caen las palabras a plomo

Las palabras pudieran caer a plomo, como una bomba,

liberando guirnaldas al rojo serpenteando bajo mis pies.
Metralla incandescente que interrumpe los caminos del encuentro.

Pudieran ser también vainas llegadas desde el espacio,
dispuestas a convertirme en otro, sin apenas darme cuenta;

peor.

Es conveniente salir corriendo, huir, evitar el paso,
calzarme con esas botas tremendas, como si no hubiera pasado nada,
con las que jamás sentiré el dolor ni el suave contacto de la piel sobre la tierra.

sábado, 1 de agosto de 2015

Tienes que conocer a Mi Señora

Si quieres tener rostro, aunque no sea el tuyo, deberías conocer a Salario,
y no quedarte aquí, entre los cartones.

Si quieres ser por fin un trocito de hombre, debes convivir con Salario,
y rezar para que no te abandone,

pero si quieres ser un verdadero hombre,
-tener labios y cara, piel y palabra-
tienes que conocer a Mi Señora,

aunque todavía no exista,

su cuerpo se modela en el aire, como sostenida por nadie,

será tu aliento entonces,

y nunca te abandonará.

El maquinista

Cuando el tren llega a la estación,
los viajeros saludan al maquinista desde el andén.

Ya no es una cosa sin cara en un túnel, ahora tiene ojos,
rostro, palabras.
Escapó del agujero negro, ¿pero cómo llegó a ser un hombre?




El enigma del gran Mandril

¿Qué fue antes,
los cuerpos flotando río abajo o la gran lágrima
cayendo sobre el Mandril, ahora diminuto?

jueves, 30 de julio de 2015

Dar la vuelta al mundo

I

Recorro el mundo en posición fetal, desnudo,
-en el interior de una maleta-
esperando alcanzar la orilla del país donde habita Salario,
esa maravilla que se enamorará algún día de mí.

Conocía de tu poder; si me tocabas, todo era posible.
Te vi en el horizonte, enorme, y me aproximé.

Y II

¡Oh, Sueldo! ¿Quién eres?
¡Oh, presencia fantasmagórica! ¿Por qué escapas de entre mis manos?
Lo sé, sé que me evitas,
que apareces y desapareces como una ilusión desde que te conozco.
¡Oh, maldita paradoja!
Ni un solo milímetro he avanzado desde que besaste mi frente,
y me olvido del mundo.

Cosa exigua,

no me abandones.


lunes, 27 de julio de 2015

El hombre con tubos en la cabeza

Nadie sabe quién es; quizá el hijo secreto de Mengele,
híbrido de un hombre a un solo paso del abismo y un trombón,

pero ya está hecho, y no podemos hacer nada,
tan solo esperar a que muera, evitar su mirada,
ocultarlo,
olvidarnos lo más pronto posible de él, como si jamás hubiera existido,

pero no puedo evitar escuchar la melodía nocturna que emana, como un gas, de los tubos de su cabeza,
y que lo envuelve todo.

Quizá sean sus pensamientos o sus palabras,

o sus sueños, 
que se realizan en la noche inesperadamente,  cuando todo el mundo duerme.

sábado, 25 de julio de 2015

Los hombres borrascosos

En cuanto les veo, me alejo.
Llevan una tormenta en sí,
una nube encima que les persigue,

granizo.

Me pregunto por qué no son amados en verano,
con lo que refrescan,

y si el mal en el que viven,
no podría convertirse en el bien, a pesar de todo,

a pesar del rayo que les quema

y les gusta.






jueves, 23 de julio de 2015

El piloto diminuto

Que los miércoles por la mañana me reduzca a un milímetro,
no quiere decir haya caído al abismo, ni me falte autoestima.

Al contrario,
es probable que mi inmenso yo, no quepa en el mundo,
y me desplace en los vientos en un pequeño aeroplano significante e inmenso,
aunque no lo veas.


Lanzo propaganda invisible al ojo desde las nubes,
y aterrizo en tu hombro desnudo, para encaramarme a tu oído.
Manipulo tu mente como un tramposo, con mi vocecita inaudible.

No está bien, lo sé.

No está bien echar polvos mágicos en tu bebida,
ni entregarte mapas falsos, que te lleven directamente a mi cama.

Parezco pequeño invisible, con el motor de mi avión de mosquito, manejando voluntades,
arrojando esporas al aire, que te hagan toser,
y palabras, ay, como alfileres, que se enredan en tu pelo practicando vudú,
porque me gustas.

No está bien, lo sé.

Puedes destrozarme, simplemente, con un manotazo al aire,
con un soplido,
con girar tu cuerpo para coger bien el sueño.





martes, 21 de julio de 2015

Algunas notas sobre mi duplicado



Sé que en alguna parte del mundo, existe un duplicado mío,
al que evito:

Y que se encuentra en estos momentos recitando ante una multitud,
creando su propia escuela de artes políticas.
Sé que toca la trompa en una charanga de barrio,
que ha convocado una asamblea
donde propone algunas soluciones para el 2022.

A veces, temo su presencia.
Temo destruirme,
que me aniquile,
colisionar ambos como si fuéramos dos planetas.

Sé que él me teme también.
No quiere caer en el trabajo asalariado, ni en el desamor.

Sin embargo, ambos sabemos que va llegando el tiempo
de salir al encuentro.

Y avanzamos el uno hacia el otro.
Quizá sea en esta tierra de los cuarenta y siete donde ocurra.

Pero ninguno de los dos será destruido.
Nos superpondremos.
Quedaremos atrapados el uno en el otro.






lunes, 20 de julio de 2015

Mundos superpuestos

Esa manía de los mundos a colisionar,
de aniquilarse,
de mantenerse alejados en órbitas imposibles.

Si los mundos, en un nuevo paradigma, se aproximarán a tal extremo,
que se superpusieran como dos diapositivas,

lo maravilloso aparecería de continuo,

en vez del aburrido estertor del horror.

domingo, 19 de julio de 2015

Despertar con 47 años

Abro los ojos. He  llegado.

Miro a mi alrededor, me duele algo la cabeza.
He dormido poco, quizá no debí entregarme al kalimotxo,
ni liarme con los cigarritos, como un condenado a muerte.

Abro los ojos: acontecimientos asombrosos se suceden durante mis cuarenta y siete.

Quizá en estos momentos un gran meteoro esté cruzando el horizonte,
y un gran arco iris nocturno, se aparezca, a plena luz del día, en el gran Mandril.
Quizá ocurra que yo esté naciendo, no puedo descartar esta hipótesis.

La probabilidad de que una masa crítica de mi mismo, me desborde.

Los cuarenta y siete no deberían ser, tan solo, la llegada a la tierra de la degradación,
y el desvanecimiento de lo juvenil,
algo de maravilla tendrá todo esto.

Abro los ojos con la esperanza de haber llegado a otro lugar,
y sin embargo todo permanece exactamente en el mismo sitio que antes,
como si nada hubiera cambiado.

No me engaño. La realidad se encuentra en todos los lados,
pero sobre todo fuera de mi vista.








sábado, 18 de julio de 2015

En la exposición comentada del Reina Sofía

Éramos cuatro, y yo el infiltrado.

Observábamos un cuerpo desnudo y moribundo
de Francis Bacon.

Éramos cuatro, y yo era el esclavo,
el que arrastra las piedras y las cadenas al caer la tarde.




El enigma fue revelado

Te convertiste en interrogación.

Al parecer, te sublimaste.
Pasando de sólida a enigma,
desvaneciéndote de entre los hombres

hasta que la semana pasada, apareciste ante mí,
en otro cuerpo,
en la misma puerta del trabajo.

Me alegré de verte, aunque te sentí esquiva.

¿Es posible que hubieras dejado de ser tú?

Entonces me revelaste el misterio:

habías tenido un niño.

viernes, 17 de julio de 2015

jueves, 16 de julio de 2015

Hacia un planeta paralelo



Si ves mi planeta en el cielo, ven si quieres.

Haz las maletas,
es hora de partir,
te espero con un ramo en flor de potencialidades.

Ven,
pero no cerques mi mundo,
no me expulses de él,
no me conviertas en sepulturero,

que no quiero ensoñar con un universo que ha muerto.



martes, 14 de julio de 2015

Un hombre que vi en el metro

No tiene ojos.


Estoy seguro de que los perdió hace mucho tiempo,
quizá nunca los encuentre.

A nadie mira,
ni siquiera a la mujer rubia, de sorprendentes labios, como de goma,
ni a los bellos,
que se consumen en las delicias junto al freno de emergencia.

Observo el rostro doliente. No es de este mundo,
quizá pertenezca al infierno.

Bebe cerveza
esperando a que se abran de una vez las puertas.

Quiere desparecer para siempre.

La noticia es la siguiente: jamás le ha visto nadie.

lunes, 13 de julio de 2015

Envolver con papel de plata mi cabeza

¡Oh, dioses!

Me observáis desde el confín
con vuestro telescopio de la risa, ¿no?

Quizá es porque os aburrís, que os gusta cumplir mis deseos
y después pasar un buen rato a mi costa.

La carcajada nunca acaba,
y yo, que soy partidario del humor,
reconozco que algunos chistes son como juguetes de filo sangrante,
y nosotros,
simples mortales nos podemos cortar.

Me pregunto si es que estáis molestos conmigo porque se me escapó un ensueño
que os despertó de la siesta,

o simplemente,
la eternidad os ha vuelto locos.

viernes, 10 de julio de 2015

Notas de mis viajes por el espacio

Tengo un telescopio,
unas coordenadas,

una búsqueda de un mundo en el cielo
envuelto en tinieblas.

Apenas veo nada, solo letras enormes.

Quizá habitan las voces, el cuerpo y los tactos.
Una inteligencia planetaria.

El temor
de unos rayos láser disparando
al aproximarme a su tierra niebla.

Quizá me he trasladado demasiado rápido en el tiempo.



De lo que es seguro,
es que existe un planeta de becktanianas desnudas.



jueves, 2 de julio de 2015

Quizá esté embarazado

Naceré un día de estos, lo sabéis,
aunque nazca de viejo,

pero tendré palabra y rostro.
Acción.

Aunque siento cierto abismo, ante la llegada del parto.

El gran Mandril contra la humanidad

Hay muchas maneras de arrancarte del mundo;

hacerte viejo, por ejemplo,
no encontrar por ningún lado relevo,
no explicarte las cosas,
quitarte de las manos los objetos que tocas
- poner en su lugar falsificaciones-

Ese desprecio de verte como ínfimo,
reducir tu sueldo,
alambrar tu empleo, cercarlo.
quedarte fuera, desacoplado.

Permanecer aislado.

No tener voz. Darte cuenta de que ni siquiera sabes hablar.
Caer de espaldas.

Ser empujado hacia lo superfluo.

domingo, 28 de junio de 2015

Para no ser destruido

Para no ser destruido por la implacable tempestad que me atraviesa,

tengo que luchar valerosamente contra el reloj. Tengo un invento para ralentizar el tiempo.

Podría romper el aislamiento,
encontrarme con los de mis ojos,
dejar pasar a tus palabras,
salvar de la aniquilación a una mota de polvo
- en su interior hay ciudades superpobladas y gigantescas-

Escribir, salir a tu encuentro,  antes de ser convertido en sombra,

tan rápido.

sábado, 27 de junio de 2015

Instantanea tomada antes de partir de viaje

 Está posando.

Sostiene una flor, como despidiéndose.
Quiere desaparecer, adentrarse al abismo, ser otro.
No soporta las miradas.

Una tempestad lo recorre todo,
y le atraviesa.

Volver más tarde,
aparecer,
de verdad,
aunque no haya mundo.

viernes, 26 de junio de 2015

La tempestad se calma

Objetos en el aire, cayendo sobre la Tierra,
al azar.

Los ojos de la tempestad, observan el resultado.
Y le gusta.

La tempestad tiene ojos

La tempestad ahora tiene ojos.
Tiene conciencia de sí misma, de su fuerza descomunal, imparable.

En su juego, destruye ciudades enteras,
adopta formas,
crea monstruos.

Y recorre el mundo, alocadamente, en busca de sí misma, para amarse.



El hombre dormido

Duerme.
Parece tarnquilo.
En su interior, hay grandes tempestades,
barcos perdidos a punto de hundirse,
naufragos perdidos a la deriva.
Quizá, grandes noticias.

No sé que ocurrirá si algún día despierta.

jueves, 25 de junio de 2015

Llegaré a algún lugar

Hoy no me abandonaré, detendré el minutero.

Miraré a los ojos de la entropía,  y habrá conflicto.

El calor no me detendrá.
Saldré a las tres, cuando el Sol me abrase, con un sombrero de paja, 

como un loco,
en busca del paseo.

Con mis cuadenos, por si acaso la inteligencia apareciera de improviso.

Llegaré a algún lugar, imagino.


Cómo ser un héroe

Compro cuerpos, baratos,
para venderlos más tarde, cuando hayan subido de precio.






 

Encontrar mi neúmeno

Si es que existiera,
si es que fuera el impulso del deseo,
la esencia,
aquel que me abronca al día siguiente en mis excesos.

Quizá no llegue jamás a verle claramente.
Mi cosa en sí, borrosa.

 Como si no existiera.

Viajar al centro de la Tierra

Atravesar el subsuelo,




hasta encontrar esa especie de hombres,
reunidos en el centro.

Enormes frutales.

Comunidad e individuos, como si fuese la misma cosa.

Y yo voy y me enamoro de la mujer barbuda.

Volver al mundo, a la mirada todos,
antes de que desaparezca.

Empezar sembrando guisantes gigantes.

Maravilloso y terrible, si no fuera porque solo es un tebeo pasado de moda,
escrito con la mano izquierda.

miércoles, 24 de junio de 2015

Si las plantas tuvieran rostro

Si tuvieran rostro, voz y alma,
conversariamos hasta altas horas de la madrugada.

 O quizá fueramos sus esclavos.

Nunca faltaría el agua.

O seriamos los abobinables. Seres terribles,
con un presente que no me atrevo a describir.

Será la noche más corta

Donde a nadie, le queda tiempo para morir,
ni siquiera de hacerse reproches.

La araña interrumpe su enorme trampa.

Nos entran sueños al alba.

Cambiar el mundo dormido

Me quedaré dormido un día
y modificaré la vida mediante el sueño
sin querer,
sin darme cuenta

abriré los ojos,
y algunos se habrán reblandecido.

Pobres cosas viscosas.

Habrá vuelto la democracia,
y todo el mundo, incluso los más sabios,
habrán aprendido el secreto
de limpiar el váter después de usarlo.

lunes, 22 de junio de 2015

Abrir los ojos en otro tiempo



Quizá todos mis amigos hayan muerto. No lo quiero pensar.
Y algo de miedo tengo,
por lo que pueda encontrar al salir a la calle.

- Pero la guerra ha terminado.
- Se pueden contar chistes.
- Y mi proyecto de una escuela de artes políticas se ha extendido por todo el país.


viernes, 12 de junio de 2015

Crear una escuela de artes políticas

Alguien cae de espaldas, y es sujetado por otro.

Hablas en público, tranquilamente. Ya no te asustan las multitudes.

Distingues inmediatamente la barbarie en las palabras.

Entonces, la escuela, ¿era un libro de collages y poesía?


Me gustaría resucitarte

Tampoco es tan difícil.

Solo tocar con mi dedo en tu frente
y abrirás los ojos de nuevo.

No sé que me detiene,
qué me impide actuar.

Quizá yo sea el muerto.


El fin del dolor

Estuve a punto de elegirte
porque no tienes rostro
ni ojos,

porque soy sordo.

Pero al final entré en razón.

No puedo soportar tu pasado,
así que te abandoné en el estante frigorífico del supermercado,
por donde todo el mundo acaba pasando


y me fui de la mano con dos brócolis.








jueves, 11 de junio de 2015

En busca de chicas

Entre los estantes de poesía
por si encontrara una chica Hiperión atractiva.

Abro las primeras páginas en busca de su rostro, su foto, su edad,
algunas palabras. Quizá me guste.

Me recojo en la nocturnidad de mi cuarto.




domingo, 7 de junio de 2015

El mapa es falso

Abandono la máquina de la vida nueva
con un mapa del mundo;

lo regalan a la salida.

Cuando me doy cuenta estoy perdido,
pero insisto:

continúo leyéndolo.





sábado, 6 de junio de 2015

Se me salió el alma

Se me salió el alma inesperadamente

como una pompa,
por la boca,

una mañana de agosto
arrastrada por la corriente hasta llegar al cielo,
lejos de las miradas.

Y ahora no tengo alma,

pero me entretengo rebuscando todos los días
entre las nubes,
con mis palillos chinos,
por si acaso un algún día regresara.


domingo, 31 de mayo de 2015

Aportar algo al mundo

Aportar algo, no sé, algo.

En estos tiempos es una exigencia transformarse en paseante,
guardar los libros, por un momento,
vivir alguna pequeña experiencia al azar.

Llevar un cuaderno, por si acaso.
Ampliar los márgenes de seguridad.

Tengo ese algo en la punta de la lengua,
todavía sin nombre,
que debo entregar al mundo.










sábado, 30 de mayo de 2015

Estoy contento y no sé por qué

Estoy contento y no sé por qué.

No es que el ser humano, agotado y con sueño,
haya decidido dormir un poco más y descansar.

No ha llegado el día de la creación,
del fin de toda destrucción.

Todavía no ha ocurrido.

No ha llegado el tiempo
de las mujeres,
ni el de los hombres,
todavía,

no disponemos de los minutos necesarios para el paseo
y el pensamiento.
No hay silencio suficiente en nuestras vidas.

Y sin embargo estoy contento,
no sé por qué,

a pesar de recorrer mis cuarenta y seis años a ciegas,
una intuición me ha llevado hasta aquí,

como si pudiera ocurrir todo.













jueves, 28 de mayo de 2015

En la República Democrática del gran Mandril

Soñamos con la República Democrática del gran Mandril.

Una tierra abierta a todos.
Un lugar donde pequeños soviets de barrio, proponen dónde colocar las flores.


Mientras tanto,
Nuestra Señora se nos aparece día y noche.

Abrimos unas cuantas cervezas para celebrarlo,
aún sabiendo que temibles pulsiones tratarán convertirnos en meras sombras.
En ectoplasmas, de los que nadie quiere acordarse.





Quizá viva en el peor de los mundos posibles

Cubierto por una atmósfera de fuerzas que me arrastran
de un lado a otro,
sin sentido.

Apetitos,
pulsiones,
frenesí,
torrentes sin fin de aburrimiento,
colisiones,
barreras magnéticas que no soy capaz de superar
en el encuentro con los otros.

Acerco mi mano con ganas de acariciarte
y recibo una descarga eléctrica.

Y en todo este viaje,
tratar de ser buena gente.
















miércoles, 20 de mayo de 2015

Despierto incorruptible

Despierto siendo incorruptible,
un virtuoso,

y trato de sistematizarme,
de crear un plan perfecto durante el día,
de acciones encaminadas a la creación, al saber y al bien,

Por ejemplo:

un collage,
un libro,
y un zumo.

Todo va sobre ruedas,  hasta que cae una mota de polvo
proveniente de algún lugar del cosmos,
y se posa sobre mi alma

y entonces todo se turbia,

me como un bollo,
enciendo un cigarro,
desordeno el piso indolentemente.

Me miro al espejo,
y ese chico que era pura esencia, se desintegra delante de mis ojos.

Y entonces arrastro la pierna, como un hombre herido,
buscando un lugar donde caer muerto.

Y resucito todos los días como el hombre perfecto.







martes, 19 de mayo de 2015

Ladrones de cuerpos


¿Te gustan los bigotes? Entonces me dejaré crecer uno, 
o me compraré otro, aunque sea de plástico, a toda prisa en un chino.

Escribir para gustarte, y sin embargo, ya no soy yo quién escribo.
Es otro. Un hombre surgido de esas vainas caídas desde el espacio.
Parezco yo, pero no soy yo.

Gustarte como sea, a pesar de que me tenga destruir por ello.
Gustarte antes de que me olvides,
de quedarme fuera, en el margen.

Gustar para que me compres, para que te quedes conmigo, con mis restos.
Ofrezco una mirada viva. Mírala bien, es la de un muerto.
Brillaré por la noche,
haré cri cri, como un grillo.

Si me llevas, me aniquilarás.
Si te apartas, ya no existo.









¿

miércoles, 6 de mayo de 2015

Séptimo día: convertirme en holgazán

No he estudiado,
no he barrido ni limpiado el piso.
No he hecho nada, 
salvo abandonarme a la holganza y a la siesta.

Fui a la biblio, si, a devolver algunos libros,
y de regreso decidí perderme en el ensueño:
me propuse ser algún día paseante, 
la reencarnación de Rouseau durante algunas horas
y ser atravesado por el rayo
camino a la cárcel
para ver a mis amigos presos.

Espinacas, besamel y la cama,
despertar a media noche para ojear cartografías
de mundos que no existen, pero que no han muerto.


martes, 5 de mayo de 2015

Sexto día: me convierto en un método

Me convierto en un método, en vías de fracaso.

Llego tarde. Los vecinos se disuelven, el desahucio ha sido paralizado.
Todavía es posible firmar un papel, que no sé que dice, y  saludar a Jorge
-que siempre llega a tiempo a todas las acciones de la PAH-.

Me dirijo recién duchado a la biblioteca, para escribir cualquier cosa,
por ejemplo; el argumento de una máquina
que nos permite convertirnos en otros hombres, a nuestro antojo.

Vuelvo a casa,
como algo,
me echo la siesta y regreso a la biblioteca
para escribir las tres primeras páginas de una obra de teatro.
Después estudio algo.

Regreso,
me duele el ojo.

Me acuesto, y leo hasta las tantas el poemario de una chica Hiperión
y el atlas de Le Monde Diplomatique sobre las utopías.

Y me duermo
 y entremedias ceno un huevo frito en bocadillo.







lunes, 4 de mayo de 2015

Quinto día: ser un buen hijo

Algún día seré un buen hijo.

Qué mínimo que zambullirme en el agujero negro de la nada.
Lanzarme en busca del tiempo
para devolver la juventud a mi madre.
Atravesar las tierras yermas de la muerte,
para rescatar a mi padre.

Mientras tanto ir de paseo.
Ir a comer al chino.
Merendar rosquillas tontas y listas con mis hermanos.

Despedirme de mamá, a las ocho en punto,
antes de que caiga noche.





domingo, 3 de mayo de 2015

Cuarto día: ser otro

Difícil es ser uno mismo,
pero podría encontrar a otro:

a una mentira,
a la pura apariencia.

Por 6.5 euros se produce el milagro.
Otro sale de la peluquería china, con un orzuelo.

Ya no me reconozco, pero no es lo mismo.


sábado, 2 de mayo de 2015

Cuarto día: despertar comunista el uno de mayo

Todavía agotado por mi conversión en bicicletero,
y ahora, he de transformarme en comunista.

Huyo asustado del piso,
antes de que la entropía se abalance sobre mí y me destruya.

Busco en Legazpi a mi virgencita, Nuestra Señora,
la que nos ama a todos,
pero solo encuentro a Germán.

Inmediatamente comienzan a caer botes de cerveza del cielo,
y me aparto
como si hubiera visto al mismísimo Satán.

Llegar a casa,

y encontrar el fin del mundo mirándome a los ojos sin piedad.

Tercer día: convertirme en bicicletero

Si no me hubiera bebido ayer la botella de Lambrusco
estaría más despierto.

No tengo tiempo. Todos mis asuntos han de posponerse.
Asuntos por los que se sostiene el cosmos.
Sin ellos hace tiempo que el universo habría caído sobre mí, implacable.

Con Alicia a las 11:00 para desayunar.
Con Yolanda a las 14:00 para comer.

Volver corriendo

Metamorfosearme en bicicletero, pero la rueda está pinchada.

Insisto: metamorfosearme en bicicletero,
de la misma manera que los mortales les apetece convertirse en pequeños dioses.

Y ahora que ha caído la noche,
¿qué hacemos Miguel y yo en un concierto más allá de la ciudad?

Algún día tendremos que volver a casa.

miércoles, 29 de abril de 2015

Te pido el milagro

Me gustaría pedirte el milagro: que los muertos resuciten, ¿es tan difícil?
O al menos que llegara Rousseau paseando
con la Renta Básica en la mano,

que lo universal no fuera la estrella apagándose en el cielo,

que los besos fueran entregados a todos.


Segundo día: me convierto en monje

Observo mis pies
esperando el primer paso:

el de un monje ateo arrojado a los parques.

Quizá fabrique cosas, invente herramientas, inagure pequeños mundos.
He pensado en hilvanar un hábito de chistes
y cubrirme con él
para atravesar la ciudad a salvo de las palabras
-algunas letras puntiagudas pueden clavarse en las geografías más sensibles de mi cuerpo-

Ni una sola lágrima pienso derramar. Saludaré al Sol
y me someteré a las lecturas.
Me imagino ensoñando argumentos de los que brota el dinero.
No importa, seguiré siendo pobre,
caminando a la gran montaña
donde crecen mujeres entre la maleza.
Qué bien se respira.

Idearé un libro mágico. Un manual del perfecto pinche de cocina.
Sería un regalo que la inquisición lo prendiera fuego,
prueba inequívoca de que un hermoso lo ha escrito,
y alguien,
aunque sea un monstruo, lo ha leído.

martes, 28 de abril de 2015

¿Qué forma tienen los 48 días?

Quizá tenga forma de isla.
Quizá tenga límites por todos sus lados, y qué.

Más allá me espera el precipicio.
Bueno, más bien el tobogán,
la caída,
ese chasquido de dedos por donde todo pasa.
Y yo me resisto. Trato de hacerme fuerte en estos cuarenta y ocho días.
Creo que es lo más parecido a la existencia.

Prometo pasar el rato.

Quizá sea una península,
quizá pueda escapar por algún sendero, no mayor que un hilo mágico,
al gran continente,
al corazón de la Tierra,

antes de que el vacío devore este suelo mio de milímetros y segundos

donde me encuentro.


Primer día

Las vacaciones,
la excedencia,
romperse el brazo,

como si de repente me encontrara fuera del tobogán,
en suspenso,
como si no cayera hacia la Nada a una velocidad loca.

Tengo mil quinientos euros ahorrados para atravesar los cuarenta y ocho días,
y me invito a dibujar el mapa,

para no perderme demasiado.

miércoles, 22 de abril de 2015

Tengo que hacer milagros, y no sé como

Hacer aparecer el tiempo, pero es difícil,
no me sale.

Me tendré que que contentar con algunos trucos,
una excedencia,
un golpe de suerte.

o la llegada de mi virgencita antes de que sea demasiado tarde.

martes, 21 de abril de 2015

La primera vez que me salieron pies del cuerpo

Tenía ocho años al salir de clase
y un billete de ida y vuelta en papel de fumar

y no había más remedio que se perdiera.

Desde Sainz de Baranda al Puente de Vallecas
y no lo sabía;

cada vez que daba un paso
brotaba un mundo al instante.

Pasear

Una senda infinita que recorra el mundo.
Una fuente a cada paso.

Alamedas y encinas provocándonos la sombra,
un lugar donde tomar notas.

Llevar lo borroso al futuro.


¡Devolved los pies al pueblo!

¿Por qué ya no ensueñas?

Nadie camina hacia el trabajo,
es imposible,
llevaría largas horas de cansancio.

La rueda es un gran invento, si,
pero desde que dejaste de pasear
quedaste atrapado en la realidad.
Solo es en el paseo donde aparece el futuro,
un ensueño fructífero.

Si alguna vez te vuelven a brotar los pies del cuerpo,
no olvides llevar un cuaderno en el bolsillo.

Quisiera volver al cielo

Ese lugar a la vista de todos
donde las miradas no me destruyan.

El cielo existe

Para quién no lo sepa,
el cielo existe.

Tiene treinta y tantos y algo de dinero en el bolsillo.
No demasiado, para no ser un lugar demasiado idiota,
pero lo suficiente para crear mundos.
El cielo es atlético y tiene todo el tiempo del mundo,
a pesar de que en cualquier momento se eclipse
y se entregue a la decrepitud.

El cielo existe, y se enciende y apaga,
con solo pulsar el interruptor.


miércoles, 15 de abril de 2015

¡La Tierra se sale de su órbita!

Con mi capitán,
con un enorme tubo de escape emergiendo de la tierra de Madagascar,
con seis mil millones de remeros
y un motor nuclear

atravesaremos las procelosas aguas negras del cielo
hasta llegar a un exoplaneta gigante
más allá del Sistema Solar.

lunes, 13 de abril de 2015

Si sobreviviera Mi Señora

Si sobrevivieras al granizo,
a las balas disparadas desde la azotea,

Pobrecita.
Te acusan de no ser de este mundo,
de vivir en la Luna, de ser gaseosa,

y yo te acaricio todos los días.

Me gusta tu cuerpo y tus palabras.
¿Acaso es una ficción tu boca?

Se ríen de ti y te llaman imposible.

Si sobrevivieras a la flecha envenenada,
nacerían esta vez sí,

los niños del futuro.


Canto a la oreja

Qué cosita es esta
por donde entran, a veces, los males.
Palabras que se clavan en la cabecita, por dentro.

Heridos por años y siglos de dolor,
susurros de mundos de amor.




jueves, 9 de abril de 2015

Mi virgencita

"Que manía con soñar imaginarios"- Me dicen.

Tú existes,
a pesar de lo que digan los psiquiatras del gobierno,
te veo todos los días en mi cuarto.

Te he construido un altar muy alto,
por encima de todos los santos,

tú eres la que más me gusta;

porque no tienes bigote
aunque seas de plástico.



¡El bigote de Stalin sobrevuela Mandril!

Nos avisan
del bigote de Stalin sobrevolando el gran Mandril,
que oculta el Sol
y el brillo de los nocturnos
-esas dulces melodías hipnóticas-

Insisten;
caerá sobre nosotros
y vendrá el desastre.

Miro al cielo y solo veo un pelo
flotando y sin tierra.

Ni rastro del bigote.





miércoles, 8 de abril de 2015

Lo primero que hago al despertar,
es abrir las sábanas, en busca de mi señora,
por si acaso ya estuviera a mi lado,
como un regalo.

No ha llegado todavía.


¡Nos quieren matar!

de cansancio.

Implementan obstáculos en la realidad.

Me paso la vida moviendo cajas,
enormes,
que me impiden el paso.

Y a todo esto, ¿cual era el camino?

Complicando la vida, y entretanto

morimos.



Nada, que no me hace caso.

Se mueve entre mis dedos, sin temor alguno.
No parece que vaya corriendo a contar a sus amigas, que ha visto a Dios.

Podría en cualquier momento destruirla,
soplar,
enviarla lejos,
ay,
y arrancar sus ojos.
¿Pero por qué iba a hacerlo?

A veces muerde. Cree que solo soy un trozo de carne.
Y sin embargo, nunca me ha visto.
Nunca ha visto al gigante amable que se encuentra a su lado.

Infinita paciencia la mía. Querer ser su amigo.





martes, 7 de abril de 2015

He descansado

Cuando uno está cansado,
las palabras son más pesadas y afiladas,
de color oscuro,
y un vacío que amenaza con comerse lo que las rodea.

He dormido y estoy descansado,
o eso creo.

Mi experiencia dice que brotarán palabras afines
a este cuerpo entusiasta en la mañana de Sol.



lunes, 6 de abril de 2015

Desearte criticamente

Debería hipnotizarte,
echarte unos polvos a escondidas en la bebida.
Entregarte un falso brebaje.

Yo también lo bebería.

Pero no es justo que te sientas atraída por mi
con trampas y argucias.
Quizá debería algún día pasar la página del romanticismo
y adentrarme en las simas profundas de los textos del amor político.

¡La obra de arte habla sola!

Hubo un tiempo que era pura potencia.
Mi enorme cuerpo podía verse desde cualquier punto del planeta.

¿Será por eso que me aplastaron hasta convertirme en migajas,
en transparente,
en portento destrozado solo visible en microscopio?

O simplemente será que nunca fui gigante,
quizá algo de nada,
un sueño,
un cobarde que espera, que nunca se atrevió con la existencia.







sábado, 4 de abril de 2015

Primeras palabras de una obra de arte viviente

Soy una obra de arte,
pero nadie lo sabe.

Llegará a Mandril

Llegará Mandril la virgencita,
se ha propuesto follar con todos.

Se abrirá camino por el parque
-ese lugar que pertenece al futuro-
Llevo años esperando.
En cuanto la vea,
caminaré a su lado porque la quiero.

Pero hay quién no la desea.
Francotiradores apostados desde los edificios más altos.
Esos mismos que quieren apropiarse del parque,
cercarlo,
e impedir que la vida salga a nuestro paso.





viernes, 3 de abril de 2015

Mi primer viaje a la Luna

Puedo hablar cuanto quiera, sin que nadie se alarme.
Hay libertad sin límite, en este mundo yermo, 
sin aire.

Me gusta mirar a la Tierra con mi telescopio cuando me siento solo,

allí transcurre la existencia





Algún día tendrás rostro

Qué más da si no existes,
si todo son imaginaciones mías.

Me entretengo pensando en ti
aunque no tengas rostro
ni aliento,

ni llames jamás a las puertas de la ciudad.

Sé que te encuentras en todos los lados, en todos.
De repente, cuando siento un pálpito, detengo a una mujer en la calle
y la pregunto "¿Eres tú, mi Señora?"

Cuando me siento muy solo, pido a los dioses un último regalo.

"¡Materializate!"
- Me atrevo a decir, sin que nadie me vea.

Y entonces, vas y pareces.




jueves, 26 de marzo de 2015

No eres un suceso mágico

Sin embargo, aparecerás cuando muchos de nosotros
pensemos en ti.

Reparto estampitas con tu retrato y tu nombre
para quién deseé construir con sus manos el milagro,

para que lo inevitable suceda cuanto antes.

miércoles, 25 de marzo de 2015

martes, 24 de marzo de 2015

A veces, tiembla la tierra

No son un fenómeno meteorológico.

Son gigantescos,
pero me gusta imaginar su insignificancia,
que todo es una trampa del microscopio.

Y sin embargo no les tengo miedo.
No sé por qué.
Quizá aprendieron a usar la máscara, y parecen bellos,
pero algún día se ensañarán conmigo y destrozarán mi cuerpo.

Y me digo,
para continuar la vida,
que en el mundo hay más cosas que los ácaros gigantes
que interrumpen mis sueños.

lunes, 23 de marzo de 2015

Hay una conjura para que no aparezcas nunca

Cómo verte, si voy dormido en el metro.
Si al abrir la puerta del piso caigo derrotado,
cómo ver tu rostro, mi amor.

Cierro los ojos, y en vez de mi Señora,
se me aparece un ácaro gigante en mitad del insomnio.

jueves, 19 de marzo de 2015

Primavera

Recoges las primeras flores
y otro recolecta los primeros sarpullidos de la primavera,

alguien habla alto y claro en la asamblea,
otro oculta su voz entre las tumultuosas timideces,

Nos asustamos ante las fantasmagorías,

el ilusionista, ríe.





¿Qué sucesos hay detrás de los sucesos?

¿Qué se esconde detrás de un gesto,
de la acción al pulsar el interruptor,
qué desencadena una matanza de niños?

Juego a mirar el mundo desde otra perspectiva. Por ejemplo,

No es un hombre que tala el árbol,
sino un hombre que se corta a sí mismo.

¿Cómo sabes que no soy un robot?

¿Cómo sabes que no soy un robot,
qué no tengo mis frases programadas,
qué todos y cada uno de mis movimientos no están teledirigidos?

Busco la vitalidad, sí, en los alimentos y en la electricidad,
en los rayos del Sol de la mañana,
en la tensión sexual,
en el vino y en los libros, como si fuera una orden.

Dímelo al oído,

que no se entere nadie
si la respuesta fuera terrible.




lunes, 9 de marzo de 2015

En el trabajo

Cómo hacer para que el día se convierta en especial,
para acabar con la rutina o los enfados,

o esas noches de insomnio.

Uno rebusca en el empoderamiento,
en el llevarse bien,
en trasladar las cosas del exterior a dentro,
para que el paso del tiempo no empuje nuestra mirada hacia la tierra.

Evadirme con el pensamiento.

Imaginarme quemando los puentes, sin posibilidad de volver.




domingo, 8 de marzo de 2015

En el parque

Pasar la mañana en uno de los últimos reductos del socialismo
que todavía no ha sido cercado.

Ningún empleado precarizado a la entrada, exigiendo el pago,
ni la sombra de financiero alguno planeando sobre los niños del futuro, todavía.

Las gentes parecen felices en el parque, quizá lo sean.

Es extraño, ¿no decía el periódico que había fracasado?




martes, 3 de marzo de 2015

Roguemos a Nuestra Señora

Solo hay una manera de que el mar se calme,
de que las aguas turbulentas cesen,
de que las enormes corrientes dejen de arrastrarnos,
siempre.

Roguemos a Nuestra Señora de las siete mil millones de caras.

Aparece entre las nubes, burbujeante,
con paso leve, desde el infierno,
de algún recuerdo olvidado,
del futuro, si es que todavía estamos vivos.

Para que el mar se calme, en el inicio del primer día de nuestras vidas.



El primer día de mi vida

Cuantas veces habré dicho "¡Hoy es el primer día de mi vida!"

Uno aparta el edredón de hojarasca, con ímpetu,
seguro de que el invierno se está yendo.

Me asomo a la puerta del mundo
y un torrente enorme me arrastra,

como a todos.