miércoles, 1 de febrero de 2017

Amabilidad como principio democrático

Me pregunto por el espíritu de este tiempo,
por esa cosa que nos atraviesa
y que podrá ser leída cuando todos estemos muertos.

Me pregunto por sus formas,
por su rostro, si es que lo tiene.

O quizá no exista.
Quizá haya muerto de viejo.
Y en algún lado esté naciendo de nuevo.

Y si existe, que sea amable, por favor,
¿o es que la amabilidad no puede ser incluida
en eso que llamo los principios democráticos,

y de los que nadie habla?












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada