viernes, 13 de enero de 2017

La extraña manifestación de los robots

Llegan de todas las partes del país.

Me asombra que un día en concreto, quizá por algún algoritmo o  patrón desconocido,
los robots salgan a las calles.

Se manifiestan en silencio.
Recorren la avenida principal del gran Mandril.

Nadie sabe lo que quieren.
Ni siquiera ellos.
Y a una hora en punto de la tarde se disuelven.

Después regresan a realizar sus faenas,
a limpiar los suelos,
a arrastrar enormes piedras en la cantera,
a escribir poemas,
a componer mecánicas canciones de amor.

Y a llevar al hombre envejecido en su silla de ruedas.

Yo les miro, pero desde entonces, les veo con otros ojos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada