viernes, 27 de enero de 2017

Pensando sobre el mapa

Hay diferentes tipos de mapas.
Mapas para un día, para un hombre, para la mujer,
para la vejez, para un propósito.

Mapas para toda una vida.
Mapas que se interrumpen abruptamente.

Alguien nos lo dejó bajo la almohada, cuando dormíamos.
Quizá el mismo que los dibujó cuando todavía ni siquiera habíamos nacido.

Pero a veces da la sensación de que no existe el mapa,
sino la inercia.
Una inercia que nos acompaña y arrastra.

Y no tiene por qué ser hermosa.
Casi siempre es brutal.

Y yo intento hacer un apaño, con un bolígrafo y un papel.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada