martes, 10 de enero de 2017

Me rio de Moloch

Me rio, Moloch,  de ti, a escondidas, ahora que no me escuchas.
Me rio, aunque temo tu aliento, que me destroza.

Jamás me prestaste atención.
Te doy igual.
Cogiste de mi cuerpo lo que precisabas.
Me usas.

Me inclino porque soy el cobarde,
porque no tengo valor para un disparo en la rodilla.
Te rindo pleitesía.

Te sonrío.

Y a escondidas clavo alfileres a figurillas con tus monstruosas formas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada