sábado, 21 de enero de 2017



No hay duda.
Soy yo.

Recuerdo mi camisa a cuadros
y mi problemático pelo,

y aunque desconozco mi edad,
algunos años antes percibí la inmensidad.
La descubrí en el horizonte,
tumbada.

Llevaba miles de años muerta,
y permanecería en esa misma postura otros tantos.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada